La Paz. Bolivia registró en febrero una inflación de 1,66%, producto de un desajuste en los precios de los principales alimentos a raíz de una fallida alza de combustibles a finales del 2010, informó este viernes el gobierno.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dijo en su reporte mensual que el índice de precios al consumidor registró en lo que va del año una variación acumulada de 2,97% y en los últimos doce meses llegó a 10%, superior al 6% esperado por el gobierno del izquierdista Evo Morales.

Tras el denominado "gasolinazo" en el país altiplánico en diciembre del 2010, se registró un alza de precios de los productos incluso hasta del 100%, provocando protestas de gran parte de los sectores que obligaron a la administración de Morales a anular el incremento de combustibles.

Sin embargo, los precios de varios productos y servicios se mantuvieron altos registrando en febrero un incremento del 2,90%, hostelería avanzó 1,67% y transporte subió 1,64%.

En enero Bolivia registró una inflación de 1,29%.

El gobierno dispuso este miércoles un incremento salarial del 10% para el sector público y un alza de 20% del sueldo mínimo, que pasa de 679 bolivianos (US$95) a 815 (US$110) para este año, cifras insuficientes para los trabajadores que aseguran no compensan los altos porcentajes de inflación registrados.

Por ello, sindicatos del país anunciaron protestas callejeras para la próxima semana, pidiendo al gobierno de Morales que se apruebe un incremento mínimo del 30%.

Mientras, y a pesar del rechazo de la población, los transportistas de las ciudades de El Alto, Cochabamba y Santa Cruz determinaron incrementar sus tarifas.