La Paz. El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, confirmó que la meta para este año del gobierno es erradicar más de 8.200 hectáreas de coca ilegal.

La autoridad indicó que la medida se adopta en beneficio de "nuestros niños y jóvenes que son la esperanza del pueblo boliviano (…) tenemos que superar la erradicación del año pasado aunque significa mayores esfuerzos”.

Según informa agencia Andes, la medida es coordinada con los productores y se enmarca de "en la lucha contra el narcotráfico".

De acuerdo a“Régimen de la Coca y Sustancias Controladas”, conocida en Bolivia como “ley 1.008″, sólo está autorizado el cultivo de hasta 12.000 hectáreas en las llamadas zonas tradicionales y se ordena eliminar los cultivos excedentes, lo que equivale a un mínimo de 5.000 hectáreas por año.

No obstante, el gobierno ha autorizado hasta 20.000 hectáreas de cocales como una forma de abastecer el consumo interno destinado a usos medicinales y rituales.

El viceministro Cáceres reconoció que “una gran parte de la coca excedentaria es desviada a la fabricación de cocaína” y justamente hacia esta donde se dirigen los esfuerzos de control de la autoridad.

“Una forma de defender la hoja de coca son también las tareas de erradicación, nunca hemos dicho coca cero, pero tampoco puede haber libre cultivo de coca”, afirmó el funcionario mientras recibía detalles del trabajo de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) conformada por militares y policías que ayer en la localidad de la Asunta.

Ayer justamente, el presidente Evo Morales lanzó la campaña para despenalizar el masticado de la hoja de coca, prohibida por una convención internacional de 1961.