La Paz. La balanza comercial negativa y el déficit fiscal de Bolivia provocaron la disminución de US$388 millones en sus Reservas Internacionales Netas (RIN) de enero a marzo de este año, tendencia que puede continuar en los próximos meses, alertaron los expertos.

Las RIN disminuyeron de US$10.261 en diciembre de 2017, a US$9.873 millones en marzo, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB), sin embargo los economistas afirman que pueden caer más.

"Debido al contexto económico internacional desfavorable, la baja de precios de los hidrocarburos y la desaceleración de los socios comerciales, desde 2014 se registraron déficits fiscales controlados", señaló el viceministro boliviano del Tesoro y Crédito Público, Sergio Cusicanqui.

No obstante, las cuentas fiscales mostraron un superávit en ocho años, gracias a las políticas aplicadas y al modelo económico social y productivo, subrayó el funcionario.

"A pesar de la caída de ingresos del gas y gracias al ahorro proveniente del superávit de gestiones pasadas, se continuó impulsando la inversión pública y financiando políticas de protección social", agregó Cusicanqui.

"Debido al contexto económico internacional desfavorable, la baja de precios de los hidrocarburos y la desaceleración de los socios comerciales, desde 2014 se registraron déficits fiscales". Sergio Cusicanqui.

Los US$9.873 millones de las RIN están conformados por US$7.778 millones en divisas, US$1.815 millones de reservas de oro, US$243 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG) y el saldo es la posición neta con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El economista y ex funcionario del BCB, Luis Ballivián, y el analista económico y docente del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Abraham Pérez, coincidieron por separado, en entrevista con Xinhua, en la necesidad de implantar un urgente control del déficit comercial y fiscal.

"Esta merma en las reservas internacionales se debe a nuestro déficit externo. Al país están ingresando menos dólares de los que están saliendo, ya sea por comercio exterior de bienes y servicios o por movimiento de capitales", explicó Pérez.

Como consecuencia del auge de los precios internacionales de los productos que exporta Bolivia, en diciembre de 2014 se registró la cifra máxima de las reservas, cuando sumaron US$15.000 millones.

En dos años, las RIN de Bolivia cayeron en US$5.000 millones y luego se estabilizaron en un promedio de US$10.000 millones.

Según Pérez, las RIN continuarán con la tendencia al descenso en la medida que el déficit fiscal se mantenga elevado y se sigan empleando estos recursos para el financiamiento de esa brecha.

El académico de la UMSA consideró que a mediano plazo la economía boliviana debe dejar de depender de los recursos naturales y empezar poco a poco su diversificación, como la industrialización por la cual apuesta el gobierno.

"El extractivismo es una marca tradicional de la economía boliviana, y eso explica los picos de crecimiento, por breves periodos, y luego largas fases de decrecimiento", precisó.

Añadió que una nación debe producir con valor agregado, generar empleo, en vez de depender solamente de unas cuantas fuentes de recursos naturales.

Tras una constante caída de las reservas en Bolivia, éstas se estabilizaron a principios de año, cuando incluso volvieron a subir, pero esta baja nuevamente coloca el tema ante los reflectores de los especialistas.

Ballivián dijo que el gobierno debe tratar de controlar el déficit comercial y el déficit fiscal, y "no generar la necesidad de recursos externos para no gastar el ahorro".

Mencionó que otra causa para la caída de las RIN es el déficit en cuenta corriente y en las cuentas públicas, que alcanza el 7% del producto interno bruto.

El año pasado, el BCB redujo el encaje legal (recursos de los depósitos que se deben guardar como reserva), con lo cual se liberaron recursos para canalizarlos a crédito productivo y vivienda, explicó.

Pese a todo, las cifras de las RIN aún están elevadas y pueden encarar "tranquilamente" situaciones críticas, afirmó el ex funcionario del BCB.