La Paz. Según el último boletín de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), a mayo del 2011, la cartera ha alcanzado un crecimiento que supera el 10%. Por el contrario, los depósitos apenas se han incrementado en 1,5%.

Marco Monje, gerente general de Fortaleza FFP La Paz, afirmó que el aumento en la demanda de préstamos en el primer semestre fue una de las causas para el incremento de los intereses para los ahorros.

Señaló que las entidades financieras necesitan captar mayores recursos o dinero del público para poder financiar los créditos.

El ejecutivo añadió que otro factor que influyó en el aumento de las tasas de interés para los ahorros fue la oferta de bonos que realiza el Banco Central de Bolivia (BCB), cuyas tasas de interés son más altas que las del sistema financiero nacional. “Entonces, la banca, en reacción a eso, ha tenido que elevar las tasas para poder captar dinero del público”, aseveró.

Coincidente, el Banco Nacional de Bolivia (BNB) señala, en respuesta a un cuestionario enviado por el diario La Razon, que el aumento de las tasas pasivas se debe a que “el BCB, en su mecanismo de subasta pública, oferta títulos del Tesoro General de la Nación (bonos y letras) con tasas de rendimiento que en los últimos meses (diciembre 2010 – junio 2011) han tenido una tendencia incremental, ofreciendo alternativas con mejores rendimientos”.

Desde noviembre del 2010, el instituto emisor puso a la venta “Letras de Tesorería”, que funcionan básicamente como un Depósito a Plazo Fijo (DPF), con atractivos rendimientos para el público. El objetivo es retirar liquidez del mercado para disminuir la inflación y, paralelamente, obligar a la banca a pagar mejores tasas de interés por los depósitos.

Entretanto, la gerente general del Banco Unión, Marcia Villarroel, dijo que el aumento en las tasas de interés pasivas se debe a una posición asumida por las entidades bancarias que busca fomentar el ahorro en los “pequeños” ahorristas.

“Y un poco ha ido haciendo el monitoreo desde la ASFI (Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero), el BCB y el ministerio de Economía para ver que podamos los bancos favorecer a los clientes ahorristas”.

No obstante, la máxima ejecutiva de la entidad bancaria apuntó que el aumento de los intereses para el ahorro ha sido mínimo.

Según datos del BCB, procesados por Asoban, las tasas de interés pasivas en moneda nacional disminuyeron de 12,1% el 2001 a 0,9% el 2010 y las tasas en moneda extranjera (dólar) se redujeron de 6,82% a 0,76% en los últimos 10 años.

A pesar de la continua caída que registraron las tasas de interés activas y pasivas en los últimos años, los bancos procuraron privilegiar a los ahorristas con depósitos menores al equivalente de US$5.000 en moneda nacional, con un incremento de la tasa pasiva (a partir del mes de julio del 2010) en 0,7%. Esta medida benefició al 97% de las cuentas.