La Paz. Las tasas de interés en moneda nacional y extranjera para los ahorristas de la banca privada se desplomaron en los últimos diez años por la limitada demanda de créditos y la disminución de alternativas de inversión que generaron una excesiva liquidez en el sistema financiero.

Según datos del Banco Central de Bolivia (BCB), procesados por la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), las tasas de interés pasivas en moneda local  disminuyeron de 12,1% en 2001 a 0,9% en 2010 y las tasas en moneda extranjera se redujeron de 6,82% a 0,76% en los últimos 10 años.

“Esta reducción de tasas pasivas se debe a los altos niveles de liquidez que registra la banca, como consecuencia de la limitada demanda de créditos y la disminución de alternativas de inversión”, explicó el vocero de la Asoban, Marcelo Montero Núñez del Prado.

El anterior año, dijo, la disminución de las tasas pasivas promedio —ponderadas anualmente con referencia en los depósitos a plazo fijo (DPF) de entre 180 a 360 días— se agudizó con la disminución de la oferta de títulos valores por parte del Banco Central de Bolivia (BCB).

Depósitos. En 2010, las tasas de interés de los créditos registraron también “una clara tendencia hacia la disminución en ambas monedas”, especialmente, en los créditos comerciales que están mayormente destinados a actividades productivas, explicó Montero.

En el caso de los créditos hipotecarios de vivienda, éstos registraron las tasas más bajas de los últimos diez años, destacó.

“La banca ha hecho grandes esfuerzos en la reducción de las tasas de interés activas. Algunas tasas de créditos de mayor tamaño bajaron hasta en 2,5% y las tasas de nuevos créditos para la micro, pequeña y mediana empresas disminuyeron en 0,7%, quedando márgenes muy limitados en los ‘spreads’ financieros, que se ajustarán aún más a medida que vayan venciendo los créditos e inversiones con mayores tasas de rendimiento”, dijo.

Según analistas económicos, la reducción de las tasas en los últimos años fue generada, principalmente, por la profundización de la política de “bolivianización” que lleva adelante el Gobierno, como el incremento del encaje legal para los bancos y la apreciación de la moneda nacional respecto al dólar.

El 18 de enero, el BCB emitió la resolución de Directorio 007 que sube de 3,5 a 13,5% los requerimientos de encaje legal por la captación de depósitos en efectivo del publico en moneda extranjera. En criterio del ex presidente del BCB, Armando Méndez, la medida busca desincentivar aún más a los bancos y a otras entidades financieras a seguir captando ahorros en moneda extranjera.

La “bolivianización” de la cartera bruta de préstamos y los depósitos alcanzó hasta diciembre del 2010 un histórico 56% en ambos casos, señalan los datos del Banco Central.

“Tener una economía más bolivianizada genera varias ventajas como el hecho de que como país podemos manejar la política monetaria de forma más solvente (...). Si toda la economía fuera dolarizada no podríamos sacar y meter dólares al mercado porque no es nuestra moneda; no podríamos afectar las variables de la economía”, explicó el 11 de marzo el titular del BCB, Marcelo Zabalaga.