El constante aumento de la renta interna se debe al crecimiento de la economía, al aporte de las utilidades de las empresas y a una mayor fiscalización tributaria del SIN. Sin embargo, a pesar de este incremento, las arcas del erario nacional estarán en déficit éste y el siguiente año.

Durante el período 2006-2012, los ingresos tributarios del Tesoro General de la Nación (TGN) —excluyendo el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)— se habrán incrementado en más del 66%, es decir, de Bs 21.294 millones (US$2.973M) a Bs 35.356 millones (US$4.936M).

Los incrementos constantes de la renta interna responden principalmente al crecimiento de la economía, a los mayores recursos que genera el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) y a la creciente fiscalización efectuada por el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), explicó ayer el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora.

“Si la economía crece, se crea un movimiento económico que genera más consumo, más compras, más ventas y, por lo tanto, más ingresos para el fisco a través de la facturación”, dijo.

En los últimos cinco años, el promedio de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país fue de 4,6%, mientras que en el período 2001-2005 éste alcanzó el 3,1%. En ese período, el crecimiento de los ingresos por impuestos (sin el IDH) fue del 44,9%, señalan los datos del Ministerio de Economía. “Como nunca hemos visto un incremento sustancial en los ingresos y esto se debe principalmente al 25% del impuesto que se aplica a las utilidades de las empresas. Hay empresas privadas que han generado bastante utilidad”, expresó Arce.

Igualmente, el mayor control tributario de la entidad recaudadora y la incorporación de nuevos sectores a la economía formal explican el aumento de ingresos, agregó. El mejoramiento de los ingresos fiscales que realice el SIN y la Aduana Nacional permitirá consolidar el modelo económico de desarrollo productivo del Gobierno.

DÉFICIT. El proyecto de Presupuesto General del Estado (PGE) 2012 prevé para esta gestión un superávit fiscal global del 1% y un déficit en el Tesoro General del 0,5%, siendo que lo proyectado en el PGE 2011 era una deuda de 4,2 y de 4,8%, respectivamente.

“El déficit del TGN se redujo por esfuerzos del SIN, porque —al contrario de los municipios y gobernaciones— el TGN no depende del precio internacional de las materias primas, que se reflejan en los ingresos por regalías e IDH, sino que tiene una mayor dependencia de los impuestos y de las recaudaciones”, manifestó Arce.

La obtención de nuevos ingresos como la recaudación de US$175 millones por la legalización de 71.995 vehículos indocumentados permitió también la reducción del déficit del TGN.

Asimismo, el PGE 2012 estima que el próximo año el déficit del sector público será del 4,5%, mientras que en el erario nacional será del 4,8%. “En 2012, vamos a exigirnos más como Gobierno para incrementar los recursos que provienen de los impuestos, que son muy importantes para combatir el problema de este déficit”, sostuvo.

Las reservas en este año

Luego de que las reservas internacionales rebasaran la barrera de los US$12.000 millones, el ministro de Economía, Luis Arce, calculó que las mismas cerrarán el año con un monto entre los US$12.100 y US$12.150 millones.