Tras un día de diálogo entre funcionarios de ambos Estados en La Paz, se firmó un acuerdo en el que se establece que el gobierno de Barack Obama destinará US$22 millones para programas de salud; de este monto, Bolivia administrará US$9 millones. La ejecución de esta cooperación durará seis años.

“El convenio que hemos suscrito en materia de salud es una muestra de un cambio en la modalidad de distribución de recursos. De los US$22 millones, más de US$9 miloones serán ejecutados por el Ministerio de Salud (...) Estos recursos serán destinados a las redes de salud”, informó la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, quien presidió la misión por parte de Bolivia.

El programa de salud es el primer convenio suscrito bajo el acuerdo marco entre ambos países. Antes, reclamaba permanentemente el Gobierno boliviano, Estados Unidos destinaba sus recursos económicos para cooperación sin el respectivo control por parte del Estado.

El subsecretario adjunto del Departamento de Estado de Estados Unidos, Kevin Whitaker, por su parte, destacó los avances a los cuales se llegó en la reunión con funcionarios bolivianos. “Estamos comprometidos en hacer realidad las acciones que se acordaron”, remarcó el funcionario.

Whitaker llegó a La Paz acompañado de otras autoridades estadounidenses para trabajar en aspectos referidos a la cooperación jurídica y económica, narcotráfico y temas de intercambio comercial.

La Paz y Washington suscribieron el 7 de noviembre de 2011 un convenio marco que sienta las bases del relacionamiento bilateral, marcado desde 2008 por una compleja situación a raíz de la mutua expulsión de embajadores y denuncias de injerencia. Comercio. Otro de los acercamientos a los que se llegó es el compromiso de avanzar en la relación comercial con la intención de fomentar el comercio entre ambos países. Se descartó que la Ley de Promoción Comercial y de Erradicación de la Droga (ATPDEA, por sus siglas en inglés) se implemente nuevamente para Bolivia.

“Se mencionó el interés del lado boliviano de hacer un intercambio de comercio. El ATPDEA prácticamente sus puertas están cerradas, pero estamos interesados en intercambiar el comercio e industria”, dijo Whitaker.

Por su parte, Caro explicó que un consejo de comercio e inversiones abordará los mecanismos que se ejecutarán para llevar adelante las políticas de intercambio comercial.

Hay que recordar que el vicecanciller Juan Carlos Alurralde ya en noviembre de 2011 afirmó que Bolivia procura establecer un “acuerdo comercial seguro y favorable” con Estados Unidos, en lugar de restituir los beneficios del ATPDEA.

El subsecretario Kevin Whitaker anunció que también se trabaja en el intercambio de embajadores. “Hay un compromiso de seguir adelante en este tema”, destacó.

Anuncian apoyo en materia de extradición

En la mesa que abordó el tema político-judicial se concluyó que habrá intercambio de información entre ambos Estados para analizar las solicitudes de extradición que elevó la Fiscalía boliviana contra políticos que radican en Estados Unidos.

“Ambos gobiernos manifestaron su voluntad de agilizar los mecanismos de cooperación, así como el intercambio de información en materia de cooperación judicial y extradiciones”, expresa el comunicado que se emitió al finalizar la reunión entre autoridades de Bolivia y Estados Unidos.

El vicecanciller Juan Carlos Alurralde anunció el lunes que la extradición del exmandatario Gonzalo Sánchez de Lozada se abordará en la mesa de cooperación jurídica. Además, dijo que el Gobierno solicitará modificar el acuerdo de extradición firmado con Estados Unidos en 2003.

Al respecto, el subsecretario adjunto del Departamento de Estado de Estados Unidos, Kevin Whitaker, afirmó de forma escueta que habrá intercambio de información en materia jurídica y de solicitud de extradiciones.

Whitaker se reunió ayer con la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, para ver aspectos de la cooperación jurídica y económica, narcotráfico y temas comerciales.

EEUU saluda política antidroga de Bolivia

A través del comunicado que emitió la comisión bilateral, el Gobierno de Estados Unidos saludó la política de lucha contra el narcotráfico que ejecuta la administración de Evo Morales.

“Los miembros acogieron y saludaron la nacionalización acelerada del programa de lucha contra el narcotráfico de Bolivia, junto con los éxitos recientes en la erradicación y el incremento de la cooperación con Estados vecinos y otros socios”, dice el documento.

El Gobierno de Bolivia firmó en enero dos memorándums de entendimiento con la República Federativa del Brasil y de Estados Unidos, que permiten implementar el Proyecto Piloto de Sistema de Control de la Reducción de Cultivos Excedentarios de Coca y apoyar la lucha antidroga.

En la reunión que se desarrolló ayer, la comisión bilateral expresó su “satisfacción” por la suscripción de los memorándums, que autorizan a Bolivia a implementar un sistema de monitoreo y control de la reducción de cultivos excedentarios de la hoja de coca.

El subsecretario adjunto del Departamento de Estado de Estados Unidos, Kevin Whitaker, quien llegó a La Paz para trabajar en temas relacionados con cooperación, afirmó que el gobierno de Barack Obama colaborará con recursos económicos en la lucha contra el narcotráfico.

Por su parte, el senador opositor Bernard Gutiérrez no compartió el saludo que brindó Estados Unidos a la lucha antidroga que emplea el Gobierno nacional.

“Está claro que el narcotráfico creció en Bolivia, no sólo en su exportación sino también en la producción. No entiendo cómo se puede felicitar a un Presidente que a la vez es líder de las asociaciones cocaleras, donde existe cultivos excedentarios que son utilizados para el narcotráfico”, protestó el asambleísta.