Nueva York. Las acciones estadounidenses cayeron este martes, mientras los operadores se mantienen a la espera del comunicado de este miércoles de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed) sobre la economía y una posible nueva ronda de estímulo.

El Nasdaq Composite, el índice de menor rendimiento el lunes, fue el que menos terreno cedió de los tres grandes indicadores de acciones de Estados Unidos en la sesión de este martes, gracias en parte a que los papeles de Apple ganaron un 2,6% luego de que una fuente dijo que su nuevo producto saldrá al mercado en un evento en septiembre. Apple cerró en US$610.76 este martes.

Wall Street cerró su segundo mes consecutivo en terreno positivo, gracias a las ganancias que acumuló durante la semana previa por las esperanzas de nuevas medidas de estímulo tanto de la Fed como del Banco Central Europeo (BCE). El BCE se reunirá el jueves.

En el mes, el Dow Jones subió un 1%, el S&P 500 trepó un 1,3% y el Nasdaq avanzó un 0,2%. Después de siete meses, el S&P ha ganado casi un 10% en el año, a pesar de la desaceleración de la economía mundial.

En la sesión de este martes, el promedio industrial Dow Jones bajó 64,33 puntos, o un 0,49%, a 13.008,68 unidades, mientras que el más amplio Standard & Poor's 500 perdió 5,98 puntos, o un 0,43%, a 1.379,32 unidades.

El Nasdaq cayó 6,32 puntos, o un 0,21%, a 2.939,52 unidades.

Según datos de Thomson Reuters durante la mañana de este martes, de 321 compañías en el S&P 500 que reportaron resultados del segundo trimestre hasta la fecha, un 67,3% ha reportado ganancias por sobre las expectativas de los analistas. En los últimos cuatro trimestres, la tasa promedio ha sido de un 68%.

Los precios de las casas en Estados Unidos subieron por cuarto mes consecutivo en mayo, lo que sugiere que la recuperación del mercado inmobiliario mantuvo su impulso, aún cuando la economía en general enfrenta problemas.

Otros datos mostraron que la confianza de los consumidores subió inesperadamente en julio, pero el gasto descendió en junio por primera vez en casi un año debido a que los estadounidenses están ahorrando más.