La Bolsa de Tokio mantuvo su tendencia a la alza impulsada por el acuerdo entre Grecia y el Eurogrupo para ampliar la ayuda a Atenas, y cerró en su máximo nivel en los últimos 15 años.

El índice Nikkei cerró este lunes con una subida de 134,62 puntos, un 0,73%, y se situó en las 18.466,92 unidades, mientras el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, avanzó 2,50 puntos, un 0,17%, hasta los 1.502,83 enteros.

Desde la apertura, el parqué tokiota avanzó con optimismo y a los pocos minutos consiguió alcanzar su mayor nivel intradía desde mayo de 2000, aunque esta tendencia al alza se moderó conforme avanzaba la jornada.

Tokio siguió así los pasos de Wall Street, que el viernes cerró con ganancias récord de dos de sus principales indicadores, el Dow Jones de Industriales y el S&P 500, tras el acuerdo alcanzado entre Grecia y el Eurogrupo.

Aunque las autoridades griegas habían pedido una prórroga de seis meses, finalmente se pactó una extensión de cuatro, a cambio de que Atenas cumpla con todas sus obligaciones y ponga en marcha un programa de reformas.

El acuerdo aleja el inmediato riesgo que pesaba sobre el Gobierno del primer ministro griego, Alexis Tsipras, de quedarse sin liquidez en pocas semanas.

El líder mundial del sector de la automoción Toyota Motor avanzó un 0,6 por ciento.

En el sector del transporte, Yamato Holdings ganó un 2,7% y Nippon Express avanzó un 3,1%.

La firma de bioquímica Euglena subió un 12,5% tras anunciar un acuerdo con una subsidiaria de Chevron para construir y operar una refinería de bio-combustible para aviones.

Por su parte, Takata retrocedió un 2,6% tras el anuncio por parte del Departamento de Transportes de Estados Unidos de que ha multado al fabricante de autopartes por no cooperar plenamente con las investigaciones sobre los airbags defectuosos producidos por la compañía.

En la primera sección, 816 valores avanzaron frente a 923 que retrocedieron, mientras que 123 cerraron en tablas.

El volumen de negocio ascendió a 2.529 billones de yenes (18.675 millones de euros), por encima de los 2.377 billones de yenes (17.589 millones de euros) de la jornada del viernes.