Lima, Andina. La Bolsa de Valores de Lima (BVL) subió 8,52%  en la semana y redujo su descenso acumulado en lo que va del año a 4,84% en soles, debido a la mayor liquidez y a la mejora de la perspectiva de Perú de parte de Moody’s, señaló hoy Coril Sociedad Agente de Bolsa (SAB).

El analista de Coril SAB, Jorge Ramírez, indicó que en lo que va del mes la bolsa limeña presenta un retroceso de 2,63%, siendo las acciones más afectadas las de los sectores minerales no metálicos (-9.49%), juniors (-8,18%) y agropecuario (-6,50%).

La BVL se sitúa como el mercado con la tercera mayor caída en la región en lo que va del año, con una pérdida en dólares de 3,78%, por encima de la Bolsa de Comercio de Santiago (-8,97%) y el Mercado de Valores de Buenos Aires (-6,27%).

Ramírez señaló que la BVL empezó demandante el lunes, subiendo 4,29%, gracias la liquidez registrada como consecuencia de la operación de compra de la minera La Cima y la mejora en la perspectiva crediticia del Perú de parte de la agencia calificadora Moody’s.

“Estos dos hechos de inicios de semana marcaron la pauta de los días siguientes y devolvieron la confianza a los inversionistas de la plaza bursátil limeña, que se encontraba bastante rezagada frente a otros mercados de la región”, indicó a la agencia Andina.

Consideró que era mucho castigo el retroceso que mostraba la bolsa local, pues era una de las más caía en la región, por la incertidumbre en China, Japón y Libia.

“A mediano plazo, Japón necesitará metales básicos para la reconstrucción, lo que favorecerá los precios de metales y al parecer los inversionistas se han dado cuenta de ello, además de haberse reducido el riesgo nuclear”, destacó.

Añadió que los resultados favorables de las empresas mineras de la BVL, al cierre del año pasado, favoreció igualmente la valorización de las acciones y la tendencia alcista del mercado.

El analista de Juan Magot y Asociados SAB, Leoncio Altamirano, señaló que el viernes la BVL se vio afectada por una toma de ganancias e ingresó a terreno negativo, el cual podría extenderse si no se renuevan las noticias desfavorables provenientes desde Portugal.

Manifestó que estas noticias externas adversas incrementaron nuevamente la aversión al riesgo, afectando especialmente a los mercados bursátiles de países emergentes.

En ese sentido, sugirió permanecer atentos al desempeño de la crisis de deuda en el país luso.