México DF. La bolsa mexicana sufrió su peor caída diaria en más de dos años mientras el peso operaba en mínimos de más de cuatro meses, golpeados por el creciente temor a que la economía de Estados Unidos, el principal socio de negocios de México, caiga en una nueva recesión.

Una serie de débiles datos económicos de Estados Unidos en julio, agravada por una difícil situación fiscal, hundieron a los activos de riesgo en todo el mundo.

Sumado a ello, los temores a que la crisis de deuda de la zona euro pueda contagiarse a economías mayores como Italia y España, configuraban un escenario de venta generalizada.

El principal índice bursátil de México, el IPC, se desplomó 3,37%, una caída no vista desde finales de junio del 2009, cuando descendió 3,95%.

El volumen de operación fue de 493,8 millones de acciones, muy por encima de su promedio diario. Este jueves, el mercado accionario acumuló cuatro sesiones consecutivas a la baja, con un descenso acumulado de más de 7%.

"El miedo se apodera de los inversionistas y provocó la salida de los mercados accionarios, para seguir refugiándose en activos de menor riesgo", comentó la consultora MetAnális en un reporte.

A los analistas les preocupa que la economía estadounidense se haya estancado. Un paquete presupuestario aprobado esta semana le deja al gobierno poco espacio para impulsar el crecimiento mediante el gasto.

En el mercado local, los papeles de América Móvil, los de mayor peso en el IPC, cayeron 2,43% a 14,07 pesos. Sus ADR en Nueva York perdieron 4,19% a US$23,34.

Las acciones de Grupo México, uno de los mayores productores de cobre en el mundo, descendieron un 3,63%, a 38,45 pesos.

En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones se desplomó 4,31%, mientras el índice compuesto Nasdaq restó 5,08%.