Singapur. Las bolsas en Asia cayeron este lunes y el oro saltó a nuevos máximos históricos por la preocupación entre los inversores sobre el pronóstico económico estadounidense y ante la crisis de deuda en Europa.

Los precios del oro al contado subieron hasta un récord de US$1.878,39 la onza luego de que el incierto panorama global llevó a los inversores a buscar refugios seguros.

En tanto, los precios del crudo cayeron por la esperanza de que Libia podría reanudar pronto su producción plena al acercarse el final de la guerra civil de seis meses.

El índice japonés Nikkei cayó un 0,8%, con la expectativa cada vez mayor de que Tokio intervenga en los mercados cambiarios para debilitar al yen eclipsando el temor de que la economía estadounidense esté cayendo en una nueva recesión.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón cedía más de un 1% luego de pasar brevemente a terreno positivo más temprano en la jornada.

"Dados los obstáculos económicos que se enfrentan en Europa y Estados Unidos, una tendencia al alza es difícil de sustentar", dijo Park Yong-myung, un asesor de fondos de Hanhwa Investment Trust Management.

Khiem Do, de Baring Asset Management en Hong Kong, dijo que habría poca visibilidad sobre la dirección de los mercados hasta que esté claro si Estados Unidos caerá en recesión o no.

"El ánimo de los mercados es muy débil por el momento", declaró.

Un evento clave esta semana será un discurso que ofrecerá el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, el 26 de agosto en Jackson Hole, Wyoming, durante el cual entregaría una previsión económica y señales sobre cómo los diseñadores de políticas enfrentarán la agitación en los mercados.

Bernanke usó el mismo evento el año pasado para sugerir que la Fed podría impulsar el crecimiento mediante la compra de bonos a largo plazo, pero esta vez no se esperan anuncios importantes.

Los mercados también vigilarán las compras de bonos por parte del Banco Central Europeo y la emisión de deuda de países europeos como Italia el martes para comprobar si la crisis de deuda en la zona euro está empeorando.

También el martes, una serie de datos preliminares de manufactura arrojarán luz sobre si las economías desde China a la zona euro continúan perdiendo impulso.

El crudo Brent de Londres cedió un 2,3% a 106,10 dólares el barril, empujado a la baja por un dólar más firme y mientras el conflicto en Libia entra a una fase decisiva, con los rebeldes ya dentro de la capital Trípoli.

El índice dólar, que mide el desempeño del billete verde contra una canasta de monedas, subía un 0,1%.

El dólar se fortaleció inicialmente contra el yen, pero más tarde recortó parte de sus ganancias, con los operadores citando rumores de que el avance del dólar fue desencadenado por apuestas de un banco estadounidense.