Singapur. Las bolsas en Asia cayeron este miércoles luego de que China elevó sus tasas de interés, y el dólar y el franco suizo retrocedían por la apuesta de los inversores a que el ajuste de política monetaria de Pekín no frenará una recuperación económica sostenida.

Los mercados de valores de economías desarrolladas exhibían mejores desempeños que los de economías emergentes, en una continuación de una rotación de fondos que comenzó con el año, aunque algunos analistas predicen que el sólido crecimiento asiático eventualmente revertirá la tendencia.

Los futuros del índice S&P 500 cayeron un 0,3% y los analistas apostaban a que los mercados europeos más importantes abrirán planos o en baja.

Este martes, el promedio industrial Dow Jones sumó un séptimo día consecutivo de ganancias, avanzando un 0,6%, luego de que ventas sorprendentemente sólidas de McDonald's aumentaron el optimismo respecto al gasto de los consumidores.

Indicadores técnicos muestran que el referencial está sobrecomprado luego de un sólido repunte que comenzó en septiembre, lo que deja a los mercados estadounidenses propensos a un retroceso o a una corrección.

China elevó sus tasas de interés en 25 puntos básicos el martes a última hora, su segundo incremento en sólo seis semanas.

El momento decidido fue sorpresivo pues coincidió con el último día del período festivo por el Año Nuevo Lunar, pero los inversores esperaban un ajuste adicional por parte de Pekín para controlar una inflación persistentemente alta.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio tocó un máximo en nueve meses antes de retroceder y cerrar con un descenso del 0,2% luego de que los papeles bancarios fueron golpeados por la toma de ganancias.

Sin embargo, el referencial australiano trepó un 0,3% y las acciones en Nueva Zelanda también se fortalecieron.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas caía un 1,21%, empujado a la baja por un declive de un 1,2% en las acciones surcoreanas. Los operadores citaron como causa la debilidad en firmas como Hyundai Motor que están más expuestas a China y a un won apreciado.

"El alza de tasas en China era esperado desde hace algún tiempo", dijo Lee Sun-yeb, un analista de mercado de Shinhan Investment Corp en Seúl. "Sin embargo, los inversores están reaccionando despojándose de títulos que son sensibles a los vaivenes cambiarios y a la demanda china", agregó.

Las acciones chinas también retrocedieron. El índice compuesto de Shanghái cedió un 0,89% y el referencial Hang Seng de Hong Kong perdía un 1,41%.

Mientras que las políticas monetarias en las economías desarrolladas siguen siendo ultra relajadas, los bancos centrales en los mercados emergentes -especialmente en Asia- han estado ajustándolas para controlar la inflación alimentada por el alza de los precios de las materias primas y el fuerte crecimiento doméstico.

Indonesia elevó sus tasas la semana pasada y Corea del Sur anunciaría un incremento el viernes, mientras que los bancos centrales de India y Brasil las elevaron la semana pasada.

El franco suizo, visto como una moneda de refugio, retrocedía este miércoles y el índice dólar, que mide a la divisa estadounidense contra otra seis, caía un 0,15%.

Estrategas de monedas dijeron que el alza de tasas en China podría dar soporte a las divisas asiáticas al resaltar la determinación de las autoridades monetarias para mantener bajo control la inflación.

El oro al contado, usualmente considerado una cobertura contra la inflación, mostraba pocos cambios y se negociaba a 1,363 dólares la onza tras subir alrededor de un 1% en la sesión previa.

Los futuros del crudo estadounidense subían 66 centavos, a 87,60 dólares por barril, luego de un reporte que mostró un inesperado descenso de los inventarios en Estados Unidos.

Las noticias provenientes de China golpearon en principio a los mercados de materias primas en Nueva York y Londres, pero los precios rebotaron rápidamente cuando los inversores sintieron que el incremento de las tasas no era suficiente para apaciguar la voraz demanda china por materiales.