Singapur. Las bolsas de Asia cayeron este martes, cediendo aún más terreno luego de alcanzar un máximo de tres años la semana pasada, mientras los inversores tomaban beneficios debido a los riesgos de una renegociación de la deuda de Grecia en Europa y la amenaza de baja de calificación de deuda de Estados Unidos en el largo plazo.

El euro sufrió fuertes pérdidas en las primeras operaciones en Asia, mientras que el yen se fortalecía en medio de preocupaciones por los problemas de deuda soberana en Europa y Estados Unidos, que llevaron a los inversores a deshacer sus operaciones de endeudamiento en divisas con tasas de interés bajas para invertir en monedas con tasas más altas.

Standard & Poor's amenazó este lunes con bajar la calificación valorada calificación de crédito AAA de Estados Unidos a menos que el gobierno de Obama y el Congreso hallen una forma de reducir el creciente déficit de presupuesto federal dentro de dos años.

S&P puso un panorama negativo a la calificación de crédito del país y dijo que existe al menos una entre tres posibilidades de que eventualmente la rebaje.

El índice industrial Dow Jones cayó un 1,1% a 12201,59 puntos.

El índice Nikkei cayó un 1,5% después de que S&P redujo su panorama, antes de cerrar con una caída de un 1,2% a 9.441,03 puntos.

El Hang Seng de Hong Kong también perdió un 1,5%, luego subió un poco para cerrar con un retroceso del 1,2%.

El índice de acciones de Asia Pacífico MSCI sin considerar a Japón se alejó más del máximo de casi tres años que alcanzó la semana pasada. Cedió un 1,1% arrastrado por las bajas en energía y materiales.

El oro al contado subía hasta un 1% en las primeras operaciones, antes de recortar sus ganancias y quedar en US$1.490,95 la onza a las 0559 GMT, un alza del 0,7%. En la sesión previa el oro alcanzó un máximo de US$1.497,20 la onza.

El crudo Brent para junio perdió 32 centavos hasta US$121,29 el barril a las 0315 GMT. Los futuros del crudo de Estados Unidos retrocedían 40 centavos hasta 106,72 dólares el barril.

La revisión negativa de S&P "posiblemente alejará más capital de Estados Unidos y otros mercados desarrollados hacia mercados emergentes, porque en términos relativos, los mercados emergentes parecerán más seguros, más atractivos, y los inversores ya no buscarán a Estados Unidos con el mismo tipo de confianza que lo hacían en el pasado", dijo Dariusz Kowalczyk de CACIB.

El agregó que el anuncio de S&P "apoyaría a las monedas y los precios de los activos de todos el mundo emergente".

Operadores y analistas dijeron que la amenaza de S&P tendría un impacto poco duradero, e incluso la caída del euro por las preocupaciones sobre Grecia parecían más impulsadas por una toma de beneficios después de que la remontada de la moneda se quedó sin energía sobre los US$1,45 la semana pasada.

El euro cayó hasta 116,41 yenes -su nivel más bajo desde el 30 de marzo. El dólar también bajó ante el yen, cayendo hasta un mínimo de casi tres semanas cerca de 82,16 yenes, antes de recuperarse y quedar en 82,59.