Singapur. El yen se debilitó y las bolsas en Asia subían este miércoles, con los inversores buscando nuevas oportunidades para apostar en activos de riesgo luego de una fuerte caída del petróleo en la jornada anterior al desarmarse posiciones.

El crudo se fortaleció luego de caer cerca de un 3% más temprano, debido a que el foco del mercado pasó al temor respecto al suministro en Libia y la demanda en Estados Unidos.

A las 0642 GMT, el crudo Brent de Londres ganaba US$1,22, a US$122,14 el barril, luego de subir más temprano hasta de US$122,19. El petróleo estadounidense revirtió las pérdidas que sufrió mas temprano, y trepaba 66 centavos, a US$106,91 el barril.

El oro rebotó este miércoles luego de reportar su mayor declive diario en un mes en la jornada anterior. El oro al contado sumaba más de US$3 a US$1.458,31 la onza, luego de retroceder hasta US$1.443,49 la onza este martes.

A las 0344 GMT, los futuros del cobre en la Bolsa de Metales de Londres estaban casi planos, a US$9.631 la tonelada, luego de reportar un declive de un 2,3% este martes, su mayor caída diaria en más de un mes.

El retroceso en los precios de las materias primas llevó a los inversores a recortar su exposición a los activos de riesgo como valores y divisas de mercados emergentes que vieron fuertes ganancias recientemente.

El índice MSCI de acciones del Asia Pacífico fuera de Japón ganaba un 0,8% en operaciones con fuertes altibajos, con los papeles ligados a la tecnología exhibiendo los mejores desempeños.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un alza de un 0,9%, con las acciones de Tokyo Electric subiendo tras conocerse un reporte de que sus compensaciones por la crisis nuclear podrían ser limitadas.

Pero otras eléctricas cayeron por la posibilidad de que deban ayudar a pagar esos gastos.

El yen retrocedió más de un 0,6% contra el dólar y el euro luego de que algunos analistas dijeron que sus ganancias esta semana se debían a la extensión de posiciones.