Hong Kong. Las bolsas de Asia se mantenían estables este jueves tras tocar máximos de dos años, limitadas por la debilidad del sector tecnológico, mientras el dólar caía a la espera de los datos de empleo en Estados Unidos.

Las reuniones del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra este jueves serán observadas de cerca para encontrar pistas de que, como la Reserva Federal y el Banco de Japón, las autoridades monetarias se están preparando para usar dinero fresco para comprar activos.

Tras un reporte que mostró que el empleo en el sector privado estadounidense se contrajo sorpresivamente en septiembre, ha crecido la posibilidad de que el reporte oficial muestre debilidad y acelere lo que ha estado ocurriendo últimamente: ventas de dólares para comprar bonos, acciones y oro.

Estas operaciones han estado impulsadas por expectativas de que Fed relajará la política monetaria en su reunión del próximo mes, inundando el sistema financiero con dinero barato.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio perdió un 0,1%, pero aún acumula una subida de un 3% en la semana. Tras el recorte de las tasas por parte del Banco de Japón, el Nikkei supera al S&P 500 y al FTSEurofirst 300, que han ganado un 1,2% en la semana.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 0,36%, registrando su nivel más alto desde junio del 2008.

El sector tecnológico estuvo bajo presión este jueves luego de que Samsung Electronics Co, el mayor fabricante mundial de chips de memoria, dijo que prevé resultados débiles por las caídas de los precios de televisores y pantallas planas.

Los inversores seguían focalizados en el dólar, que en el último trimestre cayó un 8,5% contra una canasta de monedas.

El euro se ha beneficiado con la debilidad del dólar y alcanzó un máximo en ocho meses a US$1,3995 en la plataforma EBS.

Frente al yen, el dólar se negociaba a 82,40 yenes, tras tocar un mínimo de 15 años a 82,24 en la plataforma EBS.

Los metales preciosos también se beneficiaban con la debilidad del dólar. El oro trepó a un máximo histórico a US$1.356,40 la onza luego de que el banco central de Vietnam dijo que podría permitir importaciones del metal si los precios seguían subiendo.