Seúl. Las bolsas asiáticas cerraron este viernes en su mejor semana en seis meses, gracias a que los inversores recuperaron el apetito por el riesgo, dejando de lado los temores sobre la deuda europea, mientras que el euro alcanzaba cerca de máximos en tres semanas contra el dólar.

Los futuros del crudo extendían sus pérdidas luego de que débiles indicadores económicos estadounidenses aumentaron las dudas sobre la sustentabilidad de una aceleración en el crecimiento de la demanda del principal consumidor de petróleo del mundo, Estados Unidos.

"Las economías asiáticas emergentes no estuvieron tan en el centro de la crisis financiera como lo estuvo Estados Unidos y más recientemente el sur de Europa", dijo Clemens Kang, un estratega de Woori Investment & Securities en Seúl.

"Su distancia de las regiones en problemas las ayudó a recuperarse tan rápido como lo hicieron. También la tasa comparativamente robusta de crecimiento de estas economías atrajo a los inversores", agregó.

A las 0600 hora GMT, el índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas sumaba un avance semanal de 3,6% -su mayor avance porcentual en una semana desde la primera de diciembre del 2009-, luego de una ganancia de 0,4% la semana anterior.

Este viernes, el referencial Nikkei llegó a subir hasta 0,9% para tocar su máximo intradiario en el mes a 394,94 puntos antes de retroceder levemente.

Las bolsas en Hong Kong, Australia y Corea del Sur vieron ganancias, mientras que las acciones en Taiwán y China sufrieron declives.

Euro. El euro tocó un nuevo máximo en tres semanas a 1,2416 dólares y se afirmaba en 1,2392 dólares en las operaciones de la tarde, debido a que los inversores liquidaban posiciones cortas luego de que subastas de bonos españoles atrajeron una demanda robusta.

El Tesoro español debió pagar una fuerte prima para vender los bonos en comparación con emisiones anteriores, lo que indica que los inversores siguen preocupados respecto a si los países de la eurozona con finanzas débiles podrán cumplir sus obligaciones de deuda.

Aunque el euro ha visto avances tras meses de agitación, analistas consultados por Reuters no creen que su declive ante el dólar finalice pronto, lo que podría poner presión adicional en los activos de riesgo, desde las acciones hasta el petróleo, y llevar a los inversores a refugios como los bonos.

El pronóstico promedio obtenido en una encuesta a más de 50 estrategas de operaciones cambiarias divulgada el jueves muestra una caída de la moneda única hasta 1,175 dólares de aquí a un año, un nivel visto por última vez en diciembre del 2005.

Los economistas ven una oportunidad de uno a cinco de que el euro pueda alcanzar la paridad con el dólar este año.

Pese a los robustos mercados asiáticos, el petróleo estadounidense caía 64 centavos, a 76,15 dólares el barril.

Los precios del petróleo saltaron el 20 de mayo más de 15% tras caer más abajo de 65 dólares, pero aún están más de 10% por debajo de sus niveles a principios de mayo.