Tokio. Las bolsas en Asia se recuperaban este jueves, con los inversores apostando cautelosamente tras mejorar las posibilidades de que Grecia asegure un canje de bonos decisivo, y por datos de Estados Unidos que sugieren una recuperación en el mercado laboral de cara a importantes datos de empleo.

Activos como el cobre, el oro y el petróleo trepaban levemente, mientras que el dólar se debilitaba al mejorar el apetito por el riesgo.

El acuerdo de canje de deuda griega y las nóminas de empleo no agrícola de Estados Unidos, previstos para el viernes, son considerados como una prueba de si los mercados podrán extender el optimismo de los últimos meses y superar cifras de crecimiento desiguales que habían hecho mella en el ánimo.

El Banco Central Europeo se espera que mantenga sus tasas de interés estables en un encuentro de política monetaria más adelante en el día y algunos analistas esperan una evaluación de la segunda inyección de liquidez del mes pasado, que ayudó a calmar los temores del mercado y aumentó el apetito de riesgo.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 1,2%, cortando una racha de tres días de pérdidas, mientras que en Japón el índce Nikkei de la Bolsa de Tokio ganó un 2% para romper también tres días de caídas.

El euro trepó un 0,2% a US$1,3172, recuperándose de un mínimo en tres semanas que tocó el miércoles, de US$1,3096.

"Los inversores están siguiendo cuidadosamente el impulso hacia el riesgo", dijo Goro Ohwada, presidente y CEO de Aino Investment Corp en Japón.

"La amplia liquidez también está apoyando el apetito de riesgo, pero dado el carácter vulnerable de la tendencia alcista actual, también pondré dinero en una categoría de activos no relacionados con los mercados financieros, como el gas natural y algunas materias primas", dijo.

El cobre subía un 0,5%, a US$8.333 la tonelada. El oro al contado exhibía escasa variación, a Us$1.687 la onza.

El optimismo apoyaba los precios del petróleo, con el crudo Brent de Londres cotizando cerca de 124 dólares el barril, mientras que el petróleo estadounidense se mantenía sobre US$106 el barril.