Singapur. Las bolsas en Asia subieron este miércoles desde un mínimo en seis semanas, pero decepcionantes datos provenientes de Estados Unidos han vuelto reacios a los inversores a seguir los precios de las materias primas, conteniendo un rebote en los activos de riesgo.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió un 0,99% y el referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba un 0,8%. Las acciones surcoreanas subieron un 1,59%, impulsadas por las automotrices y los constructores de barcos.

La producción fabril en Estados Unidos retrocedió por primera vez en 10 meses en abril debido a que la escasez de piezas provenientes de Japón redujo la actividad y la construcción de viviendas cayó, mostrando que la economía tuvo un débil comienzo en el segundo trimestre.

"Mientras los inversores continúen inquietos sobre el crecimiento económico estadounidense, la inversión en los fabricantes japoneses podría ser débil", dijo Yutaka Miura, un analista técnico senior de Mizuho Securities.

Los futuros del cobre en Londres se afirmaron el miércoles, pero analistas dijeron que los avances podrían ser limitados luego de que los datos estadounidenses aumentaron las dudas sobre la recuperación de la economía global.

El euro se encontraba estable contra la moneda estadounidense a US$1,4274 dólares, luego de recuperarse desde mínimos recientes.

Pero la cautela sobre problemas de deuda soberana en Europa desalentó a los inversores de sumar posiciones en la moneda europea, aunque los operadores dijeron que señales de claridad en el tema podrían llevar a recomprar el euro.

El índice dólar, una medida del desempeño del billete verde contra una canasta de monedas, cedía un 0,31%.

El oro al contado subía a US$1.492,26 la onza, tras caer por tres sesiones consecutivas.

Los futuros del crudo estadounidense rebotaron luego de cerrar en un mínimo de 12 semanas luego de que datos industriales mostraron un declive sorpresivo en los inventarios de Estados Unidos.

El crudo Brent de Londres ganaba 54 centavos a US$110,53 el barril, luego de retroceder 85 centavos.

El petróleo estadounidense subía 79 centavos, a US$97,70 el barril, luego de trepar hasta US$98 más temprano.