Tokio. Las bolsas de Asia subían a máximos de siete meses y el euro se mantenía firme este miércoles por la esperanza de que una inyección de liquidez del Banco Central Europeo ayude a bajar la tensión en el mercado y apuntale a los activos de riesgo.

El cobre y el petróleo se recuperaban de pérdidas anteriores, mientras que un dólar más débil apoyaba a los metales preciosos.

El Banco Central Europeo probablemente inyectará cerca de 500.000 millones de euros (US$670.000 millones) en el sistema financiero de la zona euro más tarde este miércoles para luchar contra la crisis de deuda regional. Esta será la segunda operación de financiamiento de este tipo desde diciembre.

"Teniendo en cuenta la expectativa de que veremos una aceptación saludable en la operación de financiamiento, esto debería mantener apoyados a los activos de riesgo", dijo Mitul Kotecha, jefe de estrategia global de divisas de Credit Agricole en Hong Kong.

"Hay un ligero riesgo de que podríamos ver un resultado de compras por rumores y ventas por hechos", agregó.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón subía un 1,4% a un máximo de siete meses, apoyado por ganancias amplias en todos los sectores, y se encamina a un repunte mensual de un 4,8%.

En Japón, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió un 0,3%, luego de trepar hasta un 1,5% en la sesión a un nuevo máximo de siete meses, con los bancos exhibiendo los mejores desempeños. El Nikkei se encamina a su mejor mes de febrero en dos décadas.

En los mercados de divisas, el euro trepaba un 0,1% a 1,3474 dólares, levemente por debajo de un máximo en dos meses y medio de 1,3487 dólares que tocó el viernes, y se encamina a ganar un 3 por ciento este mes, su mejor desempeño mensual desde octubre.

El índice dólar, que sigue el desempeño del billete verde frente a seis divisas importantes, bajaba un 0,2%.

En los mercados de materias primas, el oro al contado tocó un nuevo máximo en tres meses, en torno a 1.790 dólares la onza.

El cobre subía un 0,2% en torno a 8.615 dólares la tonelada, retrocediendo desde máximos en dos semanas, pero lejos de los mínimos de la jornada.

El petróleo estadounidense subía un 0,4% a 107 dólares el barril, mientras que el crudo Brent de Londres trepaba un 0,6%, a 122,28 dólares el barril.