Hong Kong. El euro se debilitó en Asia este lunes antes de una reunión de emergencia donde líderes europeos analizarán la crisis de deuda soberana, y las bolsas asiáticas cortaron tres semanas consecutivas de avances.

La moneda europea se mantuvo cerca de un mínimo histórico contra el franco suizo por el temor acentuado de que la crisis de deuda ahora está comenzando a infectar a grandes economías del continente como Italia.

Los mercados apenas comenzaban a recuperarse de un extenso período de volatilidad en la primera mitad del 2011, cuando la inquietud sobre el crecimiento en China, un extendido bajón en Estados Unidos y noticias preocupantes desde la zona euro comenzaron a resurgir, debilitando la demanda por activos de riesgo.

El índice japonés Nikkei cayó un 0,7% luego de considerables avances la semana pasada, con los bancos sufriendo lo peor de las pérdidas.

"La corrección ha sido relativamente suave y sugiere que los inversores no son tan bajistas como podrían haber estado, sugiriendo una preferencia hacia la compra de ofertas en lugar de hacia la venta", dijo Khiem Do, presidente del directorio del equipo para activos múltiples en Asia de Barings Asset Management en Hong Kong.

"Este es un buen día para la búsqueda de ofertas, especialmente entre los inversores que no participaron en el repunte anterior", agregó.

Antes del declive de un 1,2% registrado el lunes, el índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón había avanzando por tres semanas consecutivas debido a que los inversores apostaron que el segundo semestre tendría mejores posibilidades para los activos de riesgo que el primero.

Pero los muy aguardados datos del viernes de nóminas de empleos no agrícolas en Estados Unidos revelaron que la economía sólo creó 18.000 puestos de trabajo en junio, muy por debajo de los previstos 90.000, echando por tierra el optimismo de que la economía está emergiendo de un tramo débil.

Sumándose a las preocupaciones sobre la economía global, datos mostraron que la inflación anual en China se aceleró a un máximo en tres años durante junio mientras que el crecimiento de las importaciones se desaceleró a un mínimo en dos años.

En los mercados de divisas, el euro se mantuvo en torno a una línea de US$1,42 gracias a una leve cobertura en corto luego de retroceder hasta un mínimo en dos semanas de US$1,4187 al comienzo de las operaciones en Asia

Contra el franco suizo, la moneda europea cayó hacia el mínimo histórico de 1,1808 unidades que tocó a fines de junio en la plataforma EBS.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, convocó a una reunión de emergencia de importantes funcionarios para analizar la crisis de deuda en la zona euro el lunes en la mañana, reflejando la preocupación de que la crisis podría extenderse a Italia, la tercera mayor economía del bloque.

Una demanda reducida del riesgo impulsó los precios de los activos percibidos como activos seguros como los bonos del Tesoro estadounidense y el oro, con los rendimientos a del papel referencial a 10 años estabilizándose en un 3,01% este lunes desde un 3,18% hace casi una semana.

El oro se mantenía sobre la línea de US$1.540 la onza.

El petróleo cotizaba a la baja, con el crudo estadounidense retrocediendo más de US$3 por debajo de US$96 el barril debido a que los débiles datos económicos arrojaron dudas sobre el pronóstico económico.