Tokio. Las bolsas en Asia y el euro subían este martes luego de que el primer ministro griego, Lucas Papademos, reforzó la esperanza de que podría haber un acuerdo esta semana para evitar una moratoria de Atenas, pero la inquietud sobre la capacidad de financiamiento de Portugal frenó las ganancias.

El índice MSCI de acciones en Asia excluyendo a Japón subía un 0,5%, en camino a una ganancia mensual de casi un 10% después de caer en los dos meses anteriores.

El optimismo sobre la capacidad de recuperación de la economía estadounidense apoyaba algunos mercados, con el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subiendo un 0,1%, y las acciones surcoreanas sumando un 0,4%, pese a una sorpresiva caída en la producción industrial de diciembre.

Las bolsas asiáticas fueron apoyadas durante la mayor parte de enero debido a que los bancos centrales de todo el mundo continuaron agresivas medidas de bombeo de liquidez para aliviar el temor a un racionamiento crediticio en Europa.

Además, datos exhibieron una visión menos pesimista de las economías de Estados Unidos y Alemania.

El repunte acelerado ha expuesto a los mercados al riesgo de consolidación ya que algunos inversores ahora buscan recoger ganancias, mientras que los datos de Corea del Sur mostraron que los exportadores asiáticos siguen vulnerables a la débil demanda mundial y los desarrollos negativos en Europa.

Las negociaciones sobre un acuerdo de canje de deuda entre el Gobierno griego y los tenedores privados de bonos han sido lentas, pero Papademos dijo que los negociadores habían logrado "avances significativos", con el objetivo de tener un acuerdo definitivo a fines de esta semana.

"Después del repunte, la mayoría de los activos en Asia están experimentando una cierta consolidación, pero aún hay esperanzas de que se alcance un acuerdo (griego)", dijo Frances Cheung, estratega senior para Asia excluyendo a Japón de Credit Agricole CIB en Hong Kong.

Los líderes europeos acordaron el lunes un fondo de rescate permanente de la zona euro y la mayoría aprobó una disciplina presupuestaria más estricta, pero no llegaron a la conciliar la austeridad fiscal con el crecimiento.

El euro subía un 0,4% a US$1,3186 pero se detuvo por debajo de un máximo en seis semanas y media de US$1,3235. El dólar cayó a un mínimo de tres meses contra el yen de 76,18 unidades, acercándose a un mínimo histórico que tocó el 31 de octubre en torno a 75,31 yenes.

En los mercados de materias primas, el crudo Brent de Londres subía 70 centavos, a US$111,45 el barril a las 0547 GMT, en curso a un alza de un 3,5% en enero. El petróleo estadounidense ganaba 52 centavos, a US$99,30 el barril.

A las 0315 GMT, el oro al contado trepaba US$7,05, a US$1.735,69 la onza. A las 0525 GMT, los futuros del cobre en la Bolsa de Metales de Londres cedían un 0,12%, a 8.419,25 dólares la tonelada