Hong Kong. El repunte de las bolsas de Asia se tomó un respiro este martes y el euro se frenaba luego de cinco días de ganancias, tras un descenso en la nota de la deuda griega que recordó a los inversores que la crisis europea no terminó.

Aunque la rebaja de la nota de Grecia a "Ba1" por parte de Moody's era esperada, pues equipara la nota de su rival Standard & Poor's, la decisión dio a los inversores una excusa para recoger beneficios luego de que las acciones tocaron el lunes un máximo de un mes.

"Los mercados estaban esperando la rebaja de la nota pero vuelve a poner la atención sobre las realidades económicas en Europa", dijo Mark Konyn, de RCM, unidad de Allianz Global Investors.

"El aspecto preocupante es cómo pueden crear un equilibrio apropiado entre manejar la deuda e implementar una austeridad fiscal que no amenace abiertamente al crecimiento", agregó.

El euro, que se apreció con fuerza en las últimas sesiones, vio como su recuperación perdía impulso al no poder quebrar un importante nivel de resistencia.

El Asia, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio se recuperó tras una caída inicial cerró casi plano, pero se mantuvo en torno al nivel de movimiento promedio de los últimos 25 días, un nivel de resistencia psicológico.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas perdía 0,54%, poniendo fin a una racha positiva de cinco sesiones de alza impulsado por sectores como el de materias primas y el energético.

El euro se negociaba a 1,2174 dólares, retrocediendo desde el máximo del día previo a 1,2298 dólares registrado en la plataforma de negocios EBS. La moneda europea tocó la semana pasada un mínimo de cuatro años a 1,1876 dólares.

Muchas de estas ganancias se debieron a operadores que debieron cubrir posiciones cortas contra el euro, pero varios dijeron que la divisa todavía es vulnerable a cualquier noticia pesimista proveniente de la zona euro.

"El euro necesitará más que coberturas en corto para subir con firmeza a partir de ahora", dijo un operador de una casa comercial japonesa.