Sidney. El euro subía y las bolsas asiáticas extendieron ganancias este viernes luego de que contundentes datos alemanes mostraron que la mayor economía europea registró su mayor crecimiento en 23 años, alejando algunas dudas sobre la fortaleza de recuperación económica.

El euro y los futuros del índice S&P se afirmaban luego del anuncio de que la economía alemana creció un 2,2% el último trimestre, impulsada por exportaciones e inversión. El euro marcó un pico a US$1,2902 dólares.

"La economía alemana está creciendo gracias a la demanda global", dijo Andreas Scheuerle, analista de Dekabank en Alemania. "Puedo prever un crecimiento del 3 por ciento este año, incluso un poco más que el 3 por ciento", agregó.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 1,17%.

El notable reporte de crecimiento alemán alejó los focos del yen, que el viernes se mantenía a distancia de los máximos en 15 años amilanado por rumores de que las autoridades japonesas podrían intervenir para limitar su apreciación.

El yen se negociaba a 85,95 unidades por dólar, lejos del máximo en 15 años tocado este miércoles a US$84,72.

Pero algunos analistas dudaron de que una intervención directa en el mercado esté en los planes, y argumentaron en cambio que el Banco de Japón podría optar por suavizar aún más su política monetaria.

"Las autoridades japonesas no tienen intención de intervenir en los mercados de cambio", dijeron analistas de JPMorgan.

"No sólo dudan de la eficacia de la intervención, sino que la venta de yenes podría ser difícil de justificar dada la fuerte retórica del G7 en contra de la manipulación cambiaria", escribieron los analistas en una nota a clientes.

El retroceso del yen, que se disparó hasta un 3,9% antes de los rumores sobre intervención, espejaba movimientos similares en otros activos que estuvieron sobrevendidos o sobrecomprados esta semana cuando los inversores dudaron sobre las perspectivas de crecimiento global.

Pero algunos analistas advirtieron que la algarabia en los mercados podría no durar. Una serie de datos económicos estadounidenses, incluido el índice de confianza del consumidor, se conocerá más tarde, y los inversores temen que sea decepcionante.

La bolsa surcoreana fue la de mejor desempeño, con un alza del 1,4% desde mínimos de un mes, liderada por acciones de tecnológicas como Samsung Electronics.

Sin embargo, en la semana el índice MSCI acumula una pérdida del 2,6%, su peor desempeño en seis semanas.