Hong Kong. Las acciones cayeron en Asia este jueves a cerca de sus niveles más bajos en tres semanas por crecientes dudas sobre la economía mundial, que también ayudaron al dólar a conservar sus ganancias tras registrar su mayor repunte en casi dos años.

El dólar trepó contra las principales monedas excepto el yen, que tocó este miércoles un máximo en 15 años contra la divisa estadounidense, empujando a las autoridades monetarias japonesas a manifestar su preocupación sobre la fortaleza de la moneda nipona.

La intervención verbal y noticias de que el Banco de Japón controló la tasa dólar/yen con bancos -una medida inusual tomada por última vez durante la subida del yen en noviembre- enfrió al yen y ayudó a las acciones en Tokio a recortar pérdidas.

Debilidad económica. El déficit comercial de Estados Unidos se amplió al 18,8% en junio, sugiriendo que el crecimiento económico en el segundo trimestre fue más débil que lo que se pensaba.

El reporte se conoció después del panorama económico sombrío que publicó la Reserva Federal esta semana y una serie de datos provenientes de China confirmando que el crecimiento de sus importaciones y de la producción fabril se está desacelerando.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas caía 1,4%, liderado por los sectores de materias primas y energético. Está en su nivel más bajo desde el 23 de julio y ha vuelto a quedar en territorio negativo en el año.

La búsqueda de activos seguros dio soporte a los bonos del Tesoro, cuyos rendimientos de los títulos a 10 años estaban cerca de mínimos de 16 meses.

Nikkei. El índice Nikkei de la bolsa japonesa cayó el jueves un 0,9%, tras tocar su nivel más bajo en 13 meses, golpeado por temores sobre una desaceleración en la economía global que empujaron al dólar a su menor nivel frente al yen en 15 años.

El Nikkei limitó sus pérdidas a media tarde, ayudado por el salto del dólar frente al yen después de que la agencia de noticias Jiji citó al primer ministro Naoto Kan diciendo que los movimientos del mercado cambiario son bruscos, llevando a los especuladores a cubrir posiciones cortas sobre el dólar.

"La incertidumbre sobre los movimientos cambiarios está haciendo bajar al mercado. El dinero que busca riesgo parece estar pasando de las acciones a activos como bonos", dijo Hiroaki Kuramochi, jefe de operaciones con acciones en Tokai Tokyo Securities.

El índice Nikkei perdió 80,26 puntos y cerró a 9.212,59, su cierre más bajo en más de un mes. Más temprano había llegado a caer hasta un 2,4 por ciento, a 9.065,94 puntos, su nivel mínimo desde el 13 de julio del 2009.

El más amplio Topix cayó un 0,8%.

"Un alza en el dólar tras el reporte sobre el comentario de Kan posiblemente ayudó al mercado bursátil a recortar parte de sus caídas, pero la mayoría en el mercado piensa incluso que si Japón va a intervenir solo, el impacto será limitado", agregó Kuramochi.

El Nikkei ha perdido más de un 5% en lo que va de la semana, tras sumar un 1,1% la semana pasada cuando los inversores compraron acciones japonesas, envalentonados por sólidas utilidades corporativas y un freno en el avance del yen contra el dólar.

El dólar repuntaba desde un mínimo de 15 años a 84,72 yenes tocado el miércoles en la plataforma electrónica EBS y se negociaba a 85,50 yenes.

Dólar. Mientras tanto, el dólar conservaba las ganancias contra una canasta de monedas tras haber subido casi un 2 por ciento en algún momento, muy por encima de su promedio de movimiento de los últimos 200 días.

El dólar se alejaba ligeramente de mínimos en 15 años contra el yen, negociándose a 85,70 yenes. El miércoles tocó un mínimo en 15 años a 84,72 yenes en la plataforma electrónica EBS.

El alejamiento del yen de sus picos contra el dólar ayudó a las acciones japonesas a recuperar parte del terreno perdido durante la sesión, y el índice Nikkei cerró con un descenso del 0,9 por ciento tras tocar más temprano un mínimo en 13 meses.

El petróleo caía por tercera sesión consecutiva, ante crecientes temores de que una desaceleración en la recuperación económica global podría reducir la demanda de materias primas.

El crudo estadounidense perdía 20 centavos, a 77,82 dólares por barril.

El oro recuperaba fuerza tras caer el día previo, cuando los inversores vendieron para cubrir pérdidas en la bolsa, pero un dólar más firme posiblemente limite las ganancias.

El oro al contado subía más de 2 dólares, a 1.200 dólares por onza.