Tokio. Las bolsas de Asia retrocedían este martes desde máximos en dos meses luego de que una fuerte caída en los precios del petróleo provocó una toma de ganancias, aunque las expectativas cada vez menores de una alza inminente en las tasas de interés de Estados Unidos ofrecía cierto apoyo.

Datos comerciales dispares desde China hicieron poco por disipar las preocupaciones sobre una desaceleración en la segunda economía más grande del mundo, pero aumentaron las esperanzas de que Pekín ofrecerá un mayor estímulo.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón caía un 0,9% desde el máximo en dos meses que tocó el lunes. Sin embargo, aún acumula un avance de un 7,7% en lo que va del mes.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó un 1,1%.

El crudo Brent de Londres subía un 0,6 por ciento en Asia a US$50,17 por barril, apenas recuperándose de su desplome de un 5,3% el lunes.

Las exportaciones chinas bajaron un 3,7% en septiembre respecto al mismo mes del año anterior, menos que un declive de un 6,3% revisto por los economistas consultados en un sondeo de Reuters y que un declive de un 5,5% en agosto.

Las importaciones, sin embargo, cayeron más de un 20%.

El índice compuesto de Shanghái retrocedía un 0,5%, pero el estado de ánimo del mercado ha mejorado.

"Estamos de vuelta en la normalidad. Habrá altibajos, pero no el tipo de ventas por pánico que vimos antes", dijo David Dai, director inversor con sede en Shanghái de Nanhai Fund Management Co.

El índice dólar, que sigue el desempeño de la moneda estadounidense contra una canasta de seis divisas importantes, operaba en 94,833, luego de caer el lunes a un mínimo en tres semanas de 94,619.

El euro se fortalecía a US$1,1372, cerca del máximo en tres semanas de 1,1397 unidades que anotó el lunes. El yen avanzaba a 119,85 unidades contra el dólar.

El oro al contado restaba un 0,8% a US$1.154,80 por onza.