Hong Kong. Las bolsas de Asia subieron este jueves y el yen se mantenía cerca de máximos de 15 años contra el dólar, tras un pequeño repunte en Wall Street impulsado por exitosas subastas de bonos en Europa que dieron a los inversores una excusa para respirar aliviados.

Los dos grandes temas en las cabezas de los inversores, la estabilidad financiera europea y la lenta recuperación de Estados Unidos, mantuvieron bajo control la búsqueda de ofertas y la toma de riesgos.

En tanto, el alza del yen del 11% este año, ha deprimido las valuaciones de las acciones japonesas, que se están negociando en su precio relativo más bajo respecto a las ganancias esperadas desde diciembre del 2008.

Mientras reina la incertidumbre acerca de cuánto camino más recorrerá la apreciación del yen, por ahora los inversores son cautos a la hora de reconstruir sus carteras de acciones japonesas.

"Las preocupaciones sobre Europa se suavizaron en parte tras la subasta de bonos en Portugal, y eso provocó una cobertura de posiciones cortas, que ayer habían sido golpeadas por el avance del yen contra el dólar y el euro", dijo Tsuyoshi Segawa, estratega de valores en Mizuho Securities.

"Pero los participantes del mercado recordaron que los temores por la deuda soberana en Europa continúan y que no es algo que vaya a mejorar de inmediato. Aunque posiblemente más caídas sean limitadas en el Nikkei, más ganancias también van a estar limitadas por un rato", agregó.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un alza del 0,8%, pero aún acumula un descenso del 3% en el trimestre y es el de tercer peor desempeño entre las bolsas de Asia este año.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 0,6%, liderado por ganancias tempranas en el sector de materias primas. El índice ha ganado un 10% en lo que va del trimestre, superando ligeramente al índice bursátil mundial.

El índice compuesto de Shanghái lideró las caídas en los mercados asiáticos tras un repentino descenso en los futuros de las materias primas que provocó algo de toma de beneficios antes de una serie de datos económicos que se conocerán en los próximos días.

El yen estaba firme. El dólar se negociaba a 83,64 yenes, un descenso del 0,3% en el día pero por encima del mínimo de 15 años que tocó este miércoles a alrededor de 83,34 yenes.

Los futuros del petróleo estadounidense y del Brent estaban casi planos, en medio de rumores de que los reguladores chinos están investigando fondos especulativos en el mercado de caucho.

El rumor causó una amplia debilidad en las materias primas comercializadas en China, desde el cobre hasta el zinc, dijeron analistas.