Las bolsas de Asia subían este viernes y se encaminaban a su mayor alza mensual desde enero del 2012, luego de que los principales bancos centrales del mundo mantuvieron sus políticas de estímulo y algunos insinuaron la posibilidad de nuevas medidas para reactivar sus economías.

Eso ha ayudado a calmar los temores de los inversores sobre la perspectiva de mayores costos de crédito en Estados Unidos en momentos en que la Reserva Federal se prepara para subir las tasas de interés, posiblemente antes de fin de año.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón subía un 0,1%, a punto de perder un 2,3% en la semana, pero en dirección a una ganancia de más de un 7% en octubre.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió brevemente después de que el Banco de Japón se abstuvo de modificar su política monetaria, pero luego recuperó su compostura para cerrar con un avance de un 0,8 por ciento a un máximo en más de dos meses.

Los mercados chinos subieron, y las acciones de las empresas relacionadas con artículos para bebés exhibieron un desempeño superior después de que el Partido Comunista de China dijo el jueves que relajará las restricciones de planificación familiar para permitir que las parejas puedan tener dos niños.

El dólar extendía las pérdidas después de la decisión de política del Banco de Japón, cayendo a un mínimo intradiario de 120,29 yenes, y más tarde restaba un 0,1% a 120,99 unidades. El euro sumaba un 0,1% a 1,0988 dólares.

Los futuros del petróleo en Estados Unidos bajaban un 0,6%, a US$45,77 el barril, mientras que el crudo Brent de Londres bajaba un 0,4%, a US$48,59 el barril.