Singapur.  Las bolsas de Asia subieron este viernes, impulsadas por indicadores económicos mejores que los esperados en China y Estados Unidos que reforzaron la confianza en la recuperación global.

El sector manufacturero chino intensificó su buen momento el mes pasado, venciendo fácilmente los pronósticos del mercado y brindando más evidencia de que la economía está dejando atrás una desaceleración en el segundo trimestre.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía un 0,51%, intensificando la subida luego de que conocerse los datos del índice de Gerentes de Compra de China.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un alza del 0,37%, ayudado por coberturas de posiciones cortas luego de las pronunciadas caídas del día anterior y luego de que los datos económicos de Estados Unidos avivaron el optimismo.

"Las acciones japonesas están recuperando algo de terreno gracias a que los inversores parecen estar corrigiendo el extremo pesimismo disparado ayer por el avance del yen y temores sobre los problemas financieros europeos", dijo Koichi Nosaka, analista de mercado de Securities Japan, Inc.

Este jueves se conocieron datos en Estados Unidos que mostraron que los nuevos pedidos de beneficios por desempleo cayeron la semana pasada, e índices manufactureros regionales crecieron más que lo esperado.

El euro se mantenía por debajo del máximo de cinco meses contra el dólar tocado este jueves, ayudado por datos que mostraron que los bancos de la eurozona están dependiendo menos de los fondos del Banco Central Europeo.

El dólar retrocedió un 0,1%, a 83,47 yenes, pero permanecía por encima del mínimo del día previo a 83,16 yenes y de su nivel más bajo en 15 años, registrado el mes pasado por debajo de 83 yenes, que provocó la intervención del Gobierno japonés en el mercado cambiario.

El petróleo trepó por encima de US$80 el barril, alcanzando máximos de siete semanas, impulsado por los datos de manufactura en China que apuntaron a una mayor demanda energética. El cobre también subía por los mismos motivos.

Pero el oro, ampliamente considerado como un refugio seguro, también repuntó ligeramente y se mantenía cerca de máximos históricos, aunque operadores dijeron que los datos de China y Estados Unidos podrían limitar las ganancias.

Los operadores dijeron que el oro al contado, que se negociaba a US$1.310,40 la onza tras tocar un récord a US$1.315 este jueves, continuaba volátil porque los inversores esperan ver más señales de una firme recuperación en Estados Unidos.