Tokio. Las bolsas de Asia subieron este jueves impulsadas por inversores que buscaron acciones que cayeron recientemente, mientras el yen se alejaba de máximos de 15 años en medio de dudas sobre si las autoridades japonesas tomarán medidas para frenar su apreciación.

La exposición a activos de riesgo continuaba pesando sobre los mercados luego de que el miércoles los datos de Estados Unidos reforzaron los temores de que la mayor economía del mundo podría estar en riesgo de entrar en recesión.

Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos cayeron en julio a un mínimo histórico y los pedidos de bienes durables fueron más débiles que lo esperado, sugiriendo que el crecimiento podría desacelerarse sin más apoyo del Gobierno o el banco central.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio subió 0,7%, impulsado por lo que los operadores dijeron eran coberturas de posiciones cortas y compras de futuros por parte de inversores de largo plazo, tras cerrar en mínimos de 16 meses el miércoles.

Pero las ganancias fueron limitadas por dudas acerca de cuánto pueden hacer realmente las autoridades para dar un nuevo rumbo a la economía.

El gobierno japonés instará al Banco de Japón a suavizar más su política monetaria como parte de un paquete de medidas para contener el alza del yen y apoyar la economía, reportó el diario Asahi, reforzando la presión sobre el banco central para que actúe antes de una reunión de política monetaria el mes próximo.

Japón tampoco ha descartado una intervención en el mercado para debilitar al yen, aunque mayormente los mercados dudan de que semejante iniciativa tenga un efecto considerable.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas subía 0,5%, liderado por los papeles de fabricantes de productos de consumo masivo y de cuidado de la salud, mientras las tecnológicas perdían las pocas ganancias recientes.

El dólar repuntaba un 0,2%, a 84,71 yenes, alejándose del mínimo en 15 años que tocó este martes a 83,58 yenes en la plataforma de negocios EBS.

El euro se recuperaba un poco más tras tocar un mínimo de 9 años contra el yen, tras datos que mostraron el miércoles en Alemania que la confianza empresarial alcanzó su máximo en más de tres años en agosto, contrarrestando preocupaciones sobre países fiscalmente débiles en la eurozona.

El euro ganaba 0,6% y se negociaba a 107,70 yenes, y se apreciaba 0,5% contra el dólar, a 1,27150 dólares.

El barril de crudo estadounidense subía por segundo día consecutivo, superando los US$73, luego de que la búsqueda de oportunidades y las coberturas de posiciones cortas en los mercados bursátiles se propagaban al mercado del petróleo.