Tokio. Las acciones de Asia subieron este viernes gracias a sólidos datos de Estados Unidos, pero una rebaja de dos escalones a la nota crediticia de España limitó las ganancias, mientras nuevas medidas de flexibilidad del Banco de Japón hicieron subir brevemente las acciones niponas más de un 1% y presionaron al yen.

El Banco de Japón actuó como se esperaba para ayudar a combatir una profunda deflación, lo que hizo subir al índice Nikkei e impulsó temporalmente al referencial de acciones asiáticas.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas subió un 0,2%, acumulando una pérdida semanal de un 0,1%. El sector tecnológico y las acciones surcoreanas tuvieron un desempeño mejor, mientras que la bolsa de Tokio terminó con una baja de un 0,4%.

La bolsa de Seúl subió gracias a un reporte de ganancias récord por US$5.150 millones de Samsung Electronics en el primer trimestre.

El BOJ aumentó su programa de compra de bonos, amplió la madurez de la deuda que adquiere e incluyó la compra de acciones de fondos que cotizan en bolsa (ETF), pero también dijo que reduciría la cantidad de un fondo establecido para operaciones de mercado a tasa fija.

"La evaluación general es que si bien es positivo que el BOJ haya actuado hoy, lo que hizo hoy no es suficiente para que el BOJ recupere la credibilidad que perdió hace mucho como luchador contra la deflación", dijo Takuji Okubo, economista de Societe Generale en Tokio.

La reacción inicial del mercado de divisas reflejó esa visión, ya que el yen primero subió a 80,40 yenes por dólar, luego cayó a 81,35 yenes y finalmente operaba a 80,87 yenes.

Después de la decisión del BOJ, las monedas de mercados emergentes alcanzaron máximos de sesión frente al yen, ya que se espera que los inversores utilicen el dinero japonés barato para comprar unidades de mayor rendimiento en los mercados en desarrollo.

El euro caía un 0,2% a US$1,3186, presionado por la rebaja de calificación de S&P a España en dos peldaños a "BBB+" debido al empeoramiento de sus finanzas públicas.

La divisa había subido a un máximo de tres semanas cerca de US$1,3264 el jueves. El índice del dólar medido contra una cesta de divisas claves subía un 0,3 por ciento después de que tocó un mínimo de tres semanas y media el jueves.

Pero el cobre y el petróleo cayeron el viernes debido a la fortaleza del dólar.

El cobre operaba cerca de US$8.310 la tonelada debido a que las renovadas preocupaciones sobre la deuda de la zona euro redujeron el apetito por los activos de riesgo, mientras que el crudo de Estados Unidos caía un 0,5% a 104,01 dólares por barril y el Brent perdía un 0,4 por ciento a 119,42 dólares por barril.

Datos del jueves mostraron que los contratos para comprar casas usadas en Estados Unidos se mantuvieron cerca de un máximo de dos años en marzo, lo que se sumó al optimismo económico provocado por una serie de sólidos resultados financieros y la promesa de la Reserva Federal de que mantendrá una política monetaria acomodaticia el tiempo que sea necesario.