Hong Kong. Las bolsas en Asia exhibían este jueves modestas ganancias por segundo día consecutivo luego de que la Reserva Federal ofreció una visión cautelosamente optimista de la economía estadounidense, y los precios del crudo subieron por la tensión en Oriente Medio.

Las acciones japonesas lideraban los avances en la región, tocando un máximo en nueve meses y medio, impulsadas por sólidos resultados corporativos, flujos sólidos de inversiones y ganancias en Wall Street.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un alza de un 0,3%, mientras que el referencial más amplio Topix subió un 0,7%.

Las acciones en gran parte de Asia excluyendo a Japón también subían con compras en los sectores de materias primas, bienes de consumo y energía, aunque los referenciales de Singapur y Corea del Sur retrocedieron.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba un 0,2%, alejándose de un mínimo en dos meses que tocó el viernes pasado.

Las acciones niponas han avanzando cerca de un 6% este año, lo que convierte a Japón en el mercado asiático con el mejor desempeño en lo que va del 2011.

Por otra parte, las acciones de la región excluyendo a Japón ha retrocedido más de un 2% debido a que la preocupación sobre las crecientes presiones inflacionarias ha llevado a los inversores extranjeros a extraer fondos desde las economías emergentes.

Gran parte de los flujos de salida de esos mercados han ido hacia las economías desarrolladas, que también se han beneficiado por un flujo estable de datos económicos optimistas y robustas ganancias corporativas.

Minutas de la reunión de la Fed del 25-26 de enero reveladas el miércoles mostraron que los funcionarios están más confiados en el rebote de la economía, aunque la recuperación del mercado laboral continúa siendo una fuente de inquietud.

El crudo Brent de Londres se movía en torno a máximos en dos años y medio, sobre los US$104 dólares el barril, y el petróleo estadounidense se acercaba a la marca de US$85 dólares luego de que la agitación se extendió por Oriente Medio y ante la noticia de que barcos de guerra iraníes se dirigían a Siria.

Las tensiones crecientes también impulsaron el oro y los bonos del Tesoro estadounidense, activos empleados usualmente como refugio, luego de que Israel insinuó una posible respuesta a la decisión iraní.

En los mercados de monedas, el dólar perdía fuerza contra el yen luego de tocar un máximo en ocho semanas el miércoles, a 83,98 yenes, luego de que las minutas de la Fed aún sigue disconforme con la recuperación del mercado laboral.

Pero los operadores dijeron que la debilidad del billete verde, especialmente contra el euro posiblemente es limitada debido a que la moneda europea aún sufre por la inquietud respecto a la deuda soberana.