Tokio. Las bolsas de Asia revirtieron descensos tempranos este jueves y se acercaron a máximos de tres meses mientras el dólar retrocedía a mínimos de tres meses, golpeado por datos débiles en Estados Unidos que resaltaron la irregular recuperación económica estadounidense.

Una inesperada caída de los pedidos de bienes durables en junio en Estados Unidos y unos comentarios tibios de la Reserva Federal sobre la economía son los últimos de una serie de indicadores decepcionantes que sugieren que la recuperación estadounidense está perdiendo fuerza, enfriando el humor de los inversores.

Los operadores dijeron que el reciente regreso a los activos más riesgosos se había enfriado luego de que el Libro Beige de la Fed apuntó a una recuperación no muy robusta en Estados Unidos, con un mercado inmobiliario flojo y un debilitamiento en la venta de bienes costosos.

"Las acciones están tomando un respiro hoy pues los datos económicos de Estados Unidos pesan sobre el ánimo de los inversores, especialmente los exportadores de tecnología", dijo Lee Jin-woo, analista de mercado de Mirae Asset Securities.

Las acciones asiáticas cayeron en las primeras operaciones antes de regresar a los niveles que tocó el día previo, cuando alcanzaron su mejor marca desde el 5 de mayo. El interés de los compradores estuvo centrado en los títulos de los productores de materias primas y de bienes de consumo masivo.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba un 0,2%. Los mercados de Shanghái y Taiwán tuvieron ganancias modestas mientras que Australia cerró plano.

El promedio Nikkei de la bolsa de Tokio perdió un 0,6% y cerró en 9.696,02 puntos, cuando los inversores recogieron beneficios tras un repunte que el miércoles llevó al referencial a su cierre máximo en dos semanas.

Las acciones de Panasonic Corp perdieron un 7,7% luego de que fuentes dijeron a Reuters que planea adquirir los títulos que aún no posee de Sanyo Electric Co. y Panasonic Electric Works Co. Ltd.

Las acciones de Sanyo subieron más de un 26% en algún momento.

Atención en EE.UU. La atención gira ahora hacia los pedidos de beneficios por desempleo en Estados Unidos, que se conocerán más tarde, y el PIB estadounidense del segundo trimestre, que se reportarán el viernes.

Los analistas dicen que es difícil predecir la dirección del mercado a largo plazo hasta que se conozcan estos datos.

En los mercados de divisas, el índice dólar contra una canasta de monedas perdía un 0,33% tras los débiles datos en Estados Unidos.

La moneda estadounidense también perdía terreno contra el yen, cayendo un 0,3% a 87,23 yenes.

El euro se consolidó a cerca de US$1,30, manteniéndose cerca de máximos de 11 semanas contra la moneda estadounidense a medida que las preocupaciones pasaban de la crisis de deuda europea hacia la renqueante economía de Estados Unidos.

El oro al contado subía a US$1.166,50 tras tocar un piso a US$1.156,90 este miércoles, su mínimo desde fines de abril.