Hong Kong/Tokio. Las bolsas de Asia caían este lunes a mínimos en seis semanas y las monedas de mercados emergentes se debilitaban en momentos en que los inversores buscaban la seguridad de la divisa estadounidense luego de los ataques del viernes en París y tras unos datos económicos pesimistas.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón retrocedía casi un 1,5%, su mayor declive diario desde el 29 de septiembre. El referencial acumuló una pérdida de un 3% la semana pasada.

Los principales perdedores fueron el índice Nikkei de la bolsa de Tokio, que cayó casi un 1,1%, borrando buena parte de la ganancia de la semana pasada de un 1,7% luego de que los últimos datos económicos incumplieron las expectativas.

Datos publicados antes de la apertura del mercado de Tokio mostraron que la economía de Japón cayó en recesión en el trimestre de julio a septiembre, contrayéndose a un ritmo anualizado de 0,8%, en comparación con la estimación mediana de una contracción de un 0,2%.

Los futuros de las acciones estadounidenses apuntaban a otro débil comienzo en Wall Street después de que los principales índices bajaron un 1% el viernes. Las noticias de los ataques que dejaron 132 muertos en la capital francesa se conocieron tras el cierre de los mercados estadounidenses.

En los mercados de divisas, el euro caía un 0,5% a 1,07205 dólares. Frente a la moneda japonesa, el dólar restaba un 0,1% a 122,43 yenes. El índice dólar, que sigue el desempeño de la moneda estadounidense contra una canasta de seis divisas importantes, operaba estable en 99,082.

Luego de anotar su mayor pérdida semanal en ocho meses, los futuros del crudo recuperaban parte del terreno perdido en el comercio asiático. El crudo Brent de Londres sumaba un 1%, a US$44,92 el barril, y los futuros del petróleo en Estados Unidos ganaban un 0,54%, a US$40,96 el barril.

El oro al contado trepaba un 1%, a US$1.094 la onza, alejándose del mínimo desde febrero del 2010 que alcanzó el jueves de US$1.074,26.