Singapur. Las bolsas asiáticas cayeron este miércoles y los mercados europeos podrían seguirlas, luego que débiles datos de ventas de viviendas en Estados Unidos avivaron temores sobre la recuperación global y el optimismo por la nueva política de un yuan flexible se desvanecía.

Lorraine Tan, directora de investigación bursátil asiática de S&P en Singapur, dijo que muchos inversores se han abstenido de realizar operaciones, preocupados por una posible doble caída en la economía global.

Los débiles datos económicos estadounidenses fueron un recordatorio de que cualquier recuperación va a ser lenta.

"En este momento, no creo que habrá una doble caída, pero este crecimiento flojo durará, con pequeños baches en el camino", explicó Tan.

Indices. En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un descenso de casi un 2%, retrocediendo a un mínimo de una semana y acercándose otra vez a un nivel de apoyo clave.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas perdía 1,1% debido a la venta de activos de riesgo por parte de los inversores.

Los papeles de las compañías de materias primas y los bancos lideraban los declives por la preocupación de que la demanda global podría estar debilitándose, lo que pesaba a la baja sobre los precios de metales.

Sin embargo, las productoras de oro avanzaron, con la australiana Newcrest Mining ganando un 0,8%, luego de que los inversores buscaron refugios tras las ventas masivas en otros mercados.

Caída en ventas de casas. Las ventas de casas usadas en Estados Unidos cayeron inesperadamente en mayo, aumentando el temor de que la Comisión Federal de Mercado Abierto podría ofrecer un pronóstico económico menos auspicioso luego de que concluya una reunión de dos días el miércoles.

La Reserva Federal, en un comunicado que se divulgará a las 1815 GMT, probablemente anuncia que mantendrá sus tasas cerca de cero y reiteraría su compromiso a mantenerlas "excepcionalmente bajas por un período extendido de tiempo".

El dólar y el yen se apreciaban mientras que el euro y monedas de alto rendimiento -como el dólar australiano- estaban a la defensiva luego de que un reciente repunte de los activos de riesgo parecía haber terminado y desaparecía la euforia por la nueva política cambiaria respecto al yuan.

El euro se negociaba a alrededor de US$1,2264 por unidad.

Factor yuan. Los mercados globales ganaron terreno este lunes cuando el anuncio de China sobre reformas cambiarias avivaron las esperanzas de que un yuan más fuerte podría aumentar sus compras chinas de productos extranjeros e impulsar a la economía global, pero pronto se notó que la apreciación será lenta.

Pekín permitió que el yuan ganara casi un 0,5% contra el dólar este lunes, pero este martes las ventas de los grandes bancos estatales chinos mantuvieron la moneda bajo control.

El banco central de China estableció este miércoles el punto de referencia diario del yuan a 6,8102 unidades contra el dólar, ligeramente por encima del cierre del martes en el mercado al contado pero por debajo del punto de referencia de ese día.

Las acciones de energéticas también sufrieron dado que el petróleo cayo por un alza en el nivel de los inverarios en Estados Unidos, y luego de que el Gobierno estadounidense dijo que apelará una decisión judicial que revierte la moratoria en exploración marina tras el derrame en el Golfo de México.

El barril de crudo estadounidense para entrega en agosto perdía 30 centavos, a US$77,55. El oro al contado subía a US$1.241 dólares por su estatus de refugio seguro.