Tokio. Las bolsas en Asia caían este miércoles con los inversores prudentes esperando importantes datos económicos de China a finales de esta semana, al tiempo que el yen extendía sus ganancias impulsado por una toma de ganancias en las acciones japonesas después de su reciente repunte.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió un 2,6% en su mayor caída diaria en ocho meses, invirtiendo fuertemente el repunte del martes que elevó el referencial a un máximo histórico de 32 meses, mientras el yen hizo una pausa de sus ventas recientes y extendía sus ganancias a dos días seguidos.

La debilidad del yen ha sido un catalizador para el repunte del Nikkei de un 24% en los últimos dos meses.

"Es una corrección. Algunas ganancias de los exportadores son legítimas, pero otras no lo son, así que estoy vendiendo a los exportadores que han ganado mientras que sus fundamentos siguen siendo pobres, como Panasonic", dijo Makoto Kikuchi, consejero delegado de Asset Management Myojo en Tokio.

Muchos otros mercados que habían repuntado optaban por recortar posiciones largas antes de una serie de reportes que serán presentados el viernes en China, la segunda mayor economía del mundo y el principal consumidor de materias primas.

El referencial MSCI de acciones en Asia excluyendo a Japón borraba ganancias modestas para caer un 0,4%, arrastrado por una caída de 1,5% en el índice de peor desempeño, las acciones de Shanghái. El índice Hang Seng de Hong Kong bajaba un 0,6%.

En los mercados de divisas, el dólar caía un 0,7% a 88,13 yenes, después de escalar a su máximo desde junio del 2010, de 89.67 el lunes.

El euro cedía un 0,9% a 117,09 yenes, después de subir el lunes a su nivel más alto desde mayo del 2011 de 120,13 yenes.

El euro se debilitaba un 0,2% contra el dólar a 1,3281 unidades, tras alcanzar un máximo en 11 meses de US$1,3404 el lunes.

El euro fue presionado por un débil reporte económico de Alemania, así como los comentarios del presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, quien el martes dijo que el euro estaba "peligrosamente alto", sin dar más detalles.

En los mercados de materias primas, el oro al contado escalaba un 0,2% a US$1.681,55 la onza, apuntalado por la cautela sobre los riesgos de impago en Estados Unidos.

El petróleo estadounidense subía un 0,2%, a US$93,44 el barril, mientras que el crudo Brent de Londres avanzaba un 0,3% a US$110,61 el barril.