Singapur. Las bolsas en Asia cayeron más de un 2% y el oro subió a un récord sobre US$1.660 la onza este miércoles, por el temor de que los esfuerzos de Washington para recortar gastos desacelerará el crecimiento en momentos en que la producción fabril global ya se estanca.

La concreción de un acuerdo de último minuto para evitar una moratoria estadounidense no logró proveer alivio, ya que los inversores se concentraron en cómo una política fiscal más ajustada limitará el crecimiento en Estados Unidos, así como en el empeoramiento en la crisis de deuda en Europa.

"Creo que las condiciones han cambiado completamente esta semana" dijo Koichi Ono, estratega senior de Daiwa Securities Capital Markets en Tokio.

"Hasta la semana pasada, la gente había estado diciendo que el techo de deuda estadounidense era el problema. Ahora hablan sobre preocupaciones respecto a la salud de la economía", agregó.

Las visiones del pronóstico económico están siendo revisadas rápidamente, con JPMorgan bajando su previsión de crecimiento en Estado Unidos durante el 2012 a un 1%.

El gasto de los consumidores estadounidenses cayó en junio por primera vez en casi dos años y los ingresos subieron a duras penas, señales de que la economía careció de impulso al acercarse el final del segundo trimestre, mostraron datos el martes.

Esto siguió el reporte este lunes de datos de manufactura en Estados Unidos, Europa y China que mostraron que el crecimiento se acercó a un estancamiento, así como una lectura decepcionante del Producto Interno Bruto estadounidense en el segundo trimestre.

Una serie de datos de empleo en Estados Unidos que serán difundidos desde el miércoles al viernes será vigilada de cerca.

"El mercado esta parado al borde del precipicio. La actividad de manufactura estadounidense, la tasa de crecimiento, los datos de empleo están cerca de un punto crítico," dijo Kim Se-jung, un estratega de Shinyoung Securities en Seúl.

El índice japonés Nikkei cayó un 2,2% y el índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón perdía un 2,4%, pasando bajo su promedio de movimiento en 200 días.

Los inversores que celebraron inicialmente un acuerdo en Washington para elevar el techo de endeudamiento rápidamente se dieron cuenta de que los recortes de gastos contenidos en el plan ejercerán un peso fiscal sobre una economía ya debilitada.

La crisis de deuda soberana en Europa también contribuyó al ánimo sombrío - los rendimientos de los bonos italianos subieron a su máximo en los 11 años del euro este martes.

Italia y España han estado bajo una presión cada vez mayor en las últimas semanas por la preocupación de que el fondo de rescate de la zona euro sea demasiado pequeño para proteger a las economías periféricas más grandes si no puede contenerse el contagio de la crisis griega.

El pesimismo envío a los inversores hacia activos vistos como refugios seguros en momentos de turbulencia financiera. El franco suizo cotizaba en torno a 0,7670 unidades después de saltar el martes a un máximo histórico en torno a 0,7610 contra el dólar.

El euro perdió terreno contra el dólar, cotizando en torno a US$1,4200, luego de retroceder hasta US41,4149 unidades.

El oro al contado subió hasta un máximo histórico de US$1.661,14 la onza, mientras que el petróleo, cuya demanda es influida por las expectativas de crecimiento, se debilitó cerca de un 0,6%.