Singapur. Las bolsas en Asia, las materias primas y el euro retrocedían este jueves, luego de que el temor a que la crisis de deuda en Europa siga empeorando llevó a los inversores a desprenderse de los activos de riesgo y a buscar refugio en el dólar.

El ánimo sombrío fue reforzado por un sondeo que reveló que la producción fabril de China se contraerá nuevamente en diciembre, lo que se suma a los vientos desfavorables que enfrenta una economía global que lucha con un mustio crecimiento estadounidense y la zona euro entrando a una recesión.

"Tenemos una visión bastante bajista sobre el mundo por el momento", dijo Damien Boey, estratega de valores de Credit Suisse en Sídney. "Básicamente estamos viendo como las tres mayores economías del mundo causan problemas", agregó.

La visión del mercado de que una cumbre de la Unión Europea no logró producir una solución a la crisis fue reforzada cuando el rendimiento del bono italiano a cinco años trepó a un 6,47% este miércoles en una subasta, un récord desde la instauración del euro.

En Japón, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una baja de un 1,7%. El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas cedía un 2,1%.

Europa continúa siendo la mayor preocupación de los inversores, con los mercados aún preparándose para que las agencias rebajen en masa la calificación de la deuda soberana de miembros de la zona euro.

"Los mercados están frustrados y decepcionados, esperando una hoja de ruta sobre la resolución de la crisis de deuda de dos años", dijo Ong Yi Ling, un analista de inversión de Phillip Futures en Singapur.

"Todos los activos de riesgo están a la baja. La crisis de deuda estará con nosotros al menos hasta que finalice el primer semestre de 2012", agregó.

La índices de Hong Kong y Shanghái estaban entre los que exhibirían peores desempeños en Asia tras el reporte del PMI anticipado de HSBC en China, el último en una serie de datos que muestran que la segunda mayor economía mundial está perdiendo fuerza.

La reacción en el resto de los mercados fue apagada, pero el sondeo refuerza el consenso de que los fabricantes chinos tienen dificultades por la débil demanda global y ajustadas condiciones de crédito en su país.

"La reducción de riesgo ha sido un tema, con los inversores buscando recortar pérdidas en el año y antes de un volátil 2012", dijo Larry Jiang, principal estratega de inversión de Guotai Junan International Securities en Hong Kong.

Los declives del miércoles en los mercados bursátiles fueron eclipsados por un desplome generalizado en los mercados de materias primas, donde el petróleo, el oro y el cobre cedieron entre un 4% y un 5%.

El oro al contado cayó adicionalmente el jueves, perdiendo un 0,5% hacia US$1.566 la onza, mientras que el petróleo estadounidense subía a 95,20 dólares el barril, y el crudo Brent de Londres rebotaba más de 70 centavos, a US$105,80 el barril.

El euro llegó a caer hasta 1,2944 dólares, su nivel más débil desde el 11 de enero, y más tarde se estabilizaba en torno a US$1,2985.