Tokio. Las bolsas en Asia se estabilizaban este viernes y el dólar hizo una pausa luego de que su avance reciente dio paso a una toma de ganancias.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas exhibía escasa variación encaminándose a una ganancia semanal de un 0,8%. El índice suma un avance de un 13,6% en lo que va del año.

En Japón, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ganó un 0,06% a 10.129,83 puntos, subiendo un 2,1% en la semana y anotando su sexta semana consecutiva de avances. El referencial ha trepado casi un 20% este año, recuperándose de un desplome de un 17% visto el año pasado.

Los analistas dicen que el rebote está siendo impulsado principalmente por los inversionistas que compran activos que vendieron con fuerza el año pasado cuando las preocupaciones se intensificaron ante la crisis de deuda en la zona euro.

El ánimo se ha fortalecido desde entonces por señales de un fuerte crecimiento en Estados Unidos, luego de que Grecia consiguió un segundo rescate capital internacional y de que las condiciones de capital mejoraron en los grandes bancos de Estados Unidos.

Los temores a una nueva crisis financiera mundial han disminuido considerablemente, luego de que los bancos centrales tomaron medidas agresivas para inundar el sistema financiero con suficiente efectivo.

El dólar caía un 0,1% contra el yen a 83,48 unidades, retrocediendo desde un máximo de 11 meses que tocó este jueves, de 84,187. El euro operaba estable frente al dólar a 1,3087 dólares, contra un mínimo en un mes que tocó el jueves, de 1,3004 dólares.

El índice Standard & Poor's 500 cerró por encima de 1.400 puntos el jueves por primera vez desde junio del 2008, después de subir un 11,5% este año sin un retroceso importante, mientras que las acciones europeas también se han recuperado casi por completo de los declives del año pasado.

"El mercado atraviesa un repunte de alivio más que la búsqueda de una nueva tendencia sobre el crecimiento global", dijeron analistas de Barclays Capital. "Estamos entrando en territorio de toma de ganancias", agregaron.

Con el dólar haciendo una pausa, el rebote del euro ayudaba a apoyar al oro el viernes, pero el metal precioso se encamina a una tercera semana consecutiva de pérdidas debido a que los inversores buscaban activos de mayor riesgo.

"Hay poca necesidad de un refugio seguro en este momento", dijo Lynette Tan, analista de Phillip Futures en Singapur.

El oro al contado subía un 0,1%, a 1.659 dólares la onza, mientras que el cobre retrocedía un 0,3% a 8.541 dólares la tonelada, aunque una mejora de las perspectivas económicas estadounidenses apoyaba a los precios.

El petróleo rebotaba tras de una fuerte caída el jueves, cuando Reuters reportó que Gran Bretaña había decidido cooperar con Estados Unidos en un acuerdo para liberar las reservas estratégicas de crudo controladas por los gobiernos.

El petróleo estadounidense subía un 0,3%, a 105,45 dólares el barril, y el crudo Brent de Londres se fortalecía un 0,3%, cerca de 123 dólares el barril.