Esto siguió a una fuerte venta de letras del Tesoro de Portugal, el único país de la zona euro aparte de Grecia que ha recibido la categoría de "basura" por todas las principales agencias de calificación.

Las subastas de esta semana fueron clave para probar la confianza de los inversores en los bonos de la zona euro, tras la rebaja masiva de calificación de Standard & Poor's el viernes pasado, donde Francia perdió su rating "AAA".

Señales alentadoras siguen emergiendo de Estados Unidos, luego de que datos reportados el jueves mostraron que el número de personas que solicitó nuevos subsidios por desempleo se redujo la semana pasada a mínimo en un casi cuatro años.

Grecia y sus tenedores privados de bonos reanudarán est viernes las negociaciones de canje de deuda, buscando superar las diferencias sobre el pago de intereses que Atenas debe ofrecer sobre sus nuevos bonos.

Conseguir un acuerdo sobre canje de deuda es crucial para que Atenas evite una moratoria desordenada.

En los mercados de divisas, el euro se alejó adicionalmente del mínimo en casi un año y medio que tocó la semana pasada. El viernes el euro operaba estable a 1,2975 dólares, un máximo de dos semanas, según la plataforma de negocios EBS.