Singapur. Las bolsas en Asia y el euro retrocedían este martes y el oro tocó un nuevo máximo histórico por el temor de que los problemas de deuda soberana en Europa está empeorando y podrían desencadenar una crisis bancaria.

Los futuros de las acciones estadounidenses SPc1 ESc1 retrocedían un 2,7%, lo que apuntaría a fuertes pérdidas en Wall Street cuando el mercado estadounidense se ponga al día con Europa y Asia luego de un feriado el lunes. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense retrocedieron a su mínimo en al menos 60 años.

"Es la enfermedad europea que está infectando mercados en todo el mundo por el momento", dijo Michael Heffernan, asesor y estratega de Austock Group en Australia.

Más preocupaciones. Sumándose al ánimo sombrío está la preocupación de que Estados Unidos podría estar cayendo nuevamente en recesión, una inquietud reforzada por una serie de datos negativos, entre ellos cifras de empleos que mostraron que la mayor economía mundial no logró crear empleos el mes pasado.

El oro al contado XAU=, visto tradicionalmente como un activo seguro en momentos de incertidumbre, trepó sobre US$1.919 la onza a un máximo histórico.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó un 2,2% a un mínimo en seis meses.

El índice MSCI de acciones asiáticas fuera de Japón retrocedía un 1,7%, con lo que el referencial suma un retroceso de casi un 19% desde su máximo en abril.

Italia, en difícil situación. El último foco de atención de la crisis de deuda en Europa es Italia, cuyos bonos fueron liquidados este lunes por la preocupación de que Roma no está haciendo lo suficiente por controlar su déficit.

Aunque los líderes europeos han podido ofrecer paquetes de rescate para Grecia, Irlanda y Portugal, los inversores temen que las consecuencias si una crisis similar engulle a una economía mayor como la de Italia o España.

En los mercados de divisas, el euro cayó a un mínimo en siete semanas por debajo de US$1,4055. Contra el yen, la moneda europea retrocedió hasta 107,95 unidades, su nivel más bajo desde marzo.

El panorama deteriorado ha aumentado la presión sobre la Reserva Federal de Estados Unidos para que se embarque en una tercera ronda de alivio cuantitativo.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) reportará el martes su índice PMI del sector servicios estadounidense de agosto.

"Si tenemos una lectura negativa, esto sólo reforzará las preocupaciones sobre una recesión global y la posibilidad de que se materialice cierta clase de estímulo de la Fed", dijo Ong Yi Ling, un analista de Phillip Futures.

La esperanza de un estímulo adicional de la Fed o el presidente Barack Obama -que hablará este jueves ante el Congreso sobre sus planes económicos- ayudó al crudo Brent a estabilizarse tras retroceder más de US$2 el barril el lunes por el temor de que una nueva recesión golpee a la demanda.

El crudo Brent de Londres LCOc1 estaba plano sobre US$110 el barril.

El petróleo estadounidense CLc1 cotizaba a US$83,30 el barril, más de US$3 a la baja desde su cierre el viernes, ya que los mercados estadounidenses estuvieron cerrados el lunes por un feriado.