Londres. Las bolsas europeas cayeron este miércoles después de que las crecientes tensiones en torno a la situación de la deuda italiana empujasen los rendimientos de sus bonos a zona peligrosa, golpeando en general a los activos de riesgo y hundiendo a las acciones del sector financiero.

Tras repuntar en la apertura por la noticia sobre la próxima renuncia del primer ministro Silvio Berlusconi, un incremento en el margen sobre la deuda italiana que exige la casa de compensación LCH.Clearnet lanzó la rentabilidad de los bonos italianos a 10 años al 7,5%.

El nivel del 7% es visto por muchos analistas como insostenible en el largo plazo, y al superarse ese nivel se generó una compra agresiva de deuda italiana por parte del Banco Central Europeo, lo que moderó en parte las ventas en las bolsas y los mercados de bonos.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 cerró provisionalmente con un descenso del 1,7%, a 966,92 puntos, aunque el índice de referencia de deuda italiana se mantuvo alto al 7,2% y el índice de la bolsa de Milán se desplomó un 3,8%.

El sector bancario fue uno de los más golpeados en la región. El índice STOXX Europe 600 de bancos cayó un 3,7%, arrastrado por el descenso de las acciones del italiano UniCredit, que perdieron casi un 7%.