Londres. Las bolsas europeas cayeron este miércoles hasta un mínimo de cierre de siete semanas después de que la baja demanda de deuda alemana en una subasta provocase nuevos temores a un contagio de la crisis de deuda, mientras que un dato manufacturero débil de China se sumó la preocupación por la ralentización del crecimiento global.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas cerró provisionalmente con una caída del 1,05% hasta los 904,56 puntos.

La débil subasta alemana aumentó la preocupación por el impacto sobre Alemania de la crisis de deuda. Para el estratega de Standard Life Investments, Richard Batty, la baja demanda fue una sorpresa.

"Ya ha llegado el momento en el que inversores se están preocupación por si a Alemania le pasa factura la crisis de la zona euro. El país se está empañando con el mismo ánimo negativo de otras partes de la zona euro", añadió.

El banco belga KBC se convirtió en uno de los valores de peor comportamiento, con una caída del 8,7%, ya que el diferencial de los bonos belgas a 10 años marcó un máximo desde la implantación del euro.