Londres. Las bolsas europeas cayeron este lunes a un mínimo de tres semanas después de que Standard & Poor's bajó la perspectiva de la calificación de crédito estadounidense a 'negativa'.

Las aseguradoras, que tienen una mayor exposición en acciones estadounidenses, estaban entre las principales perdedoras de la jornada.

El índice FTSEurofirst 300 de las principales bolsas europeas cerró con una caída del 1,7% a 1.112,42 puntos, su peor cierre desde el 23 de marzo.

El índice acumula una baja de un 0,8% en el 2011, pero subió más de un 72% desde su mínimo histórico de marzo de 2009, ayudado por el estímulo del gobierno y de los bancos centrales del mundo entero.

Standard & Poor's bajó el lunes su perspectiva crediticia para Estados Unidos, mencionando el riesgo de que los legisladores no logren un acuerdo para un plan que reduzca el enorme déficit presupuestario federal.

El índice de aseguradoras STOXX Europe 600 perdió un 3,4%. Los títulos de Allianz, Aviva, AXA y Generali cayeron entre un 4% y un 5,7%.

"Las afirmaciones de S&P no dicen nada que no supiéramos antes, pero cristalizan las preocupaciones de la gente. El déficit de Estados Unidos es demasiado alto, lo sabemos, pero es probable que las cosas cambien", dijo Andy Lynch, que gestiona 2.500 millones de euros (US$3.500 millones) en Schroders.

La deuda soberana de Europa estaba también en el centro de la atención.

Las crecientes expectativas de que Grecia tenga que reestructurar su gigantesca deuda, posiblemente este verano boreal, llevó a que el euro y los bonos de los miembros financieramente mas débiles de la zona del euro cayeran en una dramática escalada de la crisis de deuda del bloque.

Los inversores se preocuparon también porque las negociaciones de rescate de Portugal pueden verse presionadas por un fuerte crecimiento electoral del partido anti euro en Finlandia que ha prometido vetar el pendiente rescate.

En el sector bancario, Barclays, Societe Generale, Intesa Sanpaolo y UniCredit cayeron entre un 3,6%y un 4,2%.

El índice bancario europeo cayó un 2,2%, y el índice bancario de países periféricos de Thomson Reuters bajó un 4,9%.