Londres. Las bolsas europeas cotizaban estables este viernes después de cuatro sesiones consecutivas de caídas, su racha de descensos más larga en cuatro meses por las preocupaciones sobre las perspectivas de crecimiento global.

El sentimiento del mercado sufrió un revés este jueves por el descenso de la actividad manufacturera en China y la zona euro, que puso fin al reciente optimismo de los inversores tras una serie de indicadores alentadores de Estados Unidos.

"Los mercados globales están descansando en anticipación a unos flujos que salen de la renta variable y entran en la renta fija porque el comportamiento relativo de las acciones ha sido significativo este trimestre", expresó Lex van Dam de Hampstead Capital, que gestiona 500 millones de dólares en activos.

La operadora de telecomunicaciones BT estaba al frente del mercado, con un alza del 4,1 por ciento por el plan de pagar 2.000 millones de libras al fondo de pensiones este mes como parte de un nuevo acuerdo a nueve años y que resulta en pagos anuales más pequeños.