Singapur. Las acciones subieron este lunes en Asia y Europa y el euro repuntaba tras positivos datos manufactureros de China y un acuerdo sobre reglas financieras que dan un respiro a bancos antes de tener que reunir cientos de miles de millones de dólares en capital nuevo.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con un alza del 0,9%, mientras que el referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas ganaba un 1,83% luego de que alentadores datos económicos en China y Estados Unidos empujaron a los inversores a activos de riesgo.

Un índice de las principales acciones europeas subía un 0,7% mientras que el de futuros del S&P 500 avanzaba casi un 1%, apuntando a una apertura firme en Wall Street.

"Estamos viendo datos bastante decentes, especialmente de China, y las cifras de Estados Unidos también están ayudando", dijo Lorraine Tan, directora de investigación bursátil de Asia en S&P en Singapur.

"Pensamos que los mercados están rebotando (...) A menos que haya un gran sacudón, los mercados tendrán una tendencia alcista", agregó.

La producción en las fábricas chinas se incrementó en agosto y el crecimiento de la base monetaria superaron fácilmente las expectativas de analistas, de acuerdo a datos conocidos este sábado, mostrando que la economía sigue firme pese a los esfuerzos del Gobierno por limitar el crédito.

Las acciones de los grandes bancos estaban entre las principales ganadoras luego de que los reguladores globales acordaron este domingo en Basilea, obligar a los bancos a triplicar su capital de máxima calidad pero dieron amplios plazos para cumplir con las exigencias.

HSBC, el mayor banco europeo, subió hasta un 2% en Hong Kong, y varios de los principales bancos japoneses también tuvieron robustas ganancias.

El euro subía tras el acuerdo de Basilea y los datos positivos chinos.

La moneda europea ganó más de un 1% contra el dólar, a US$1,2819, superando su promedio de movimiento en 55 días por primera vez en una semana.

El yen retrocedía a medida que los inversores se movían hacia activos más riesgosos que ofrecían la perspectiva de rendimientos más robustos.

El dólar se negociaba a 84,07 yenes tras tocar un mínimo en 15 años a 83,34 yenes la semana pasada.

El oro, un tradicional refugio seguro en medio de noticias económicas malas, subía ligeramente. El oro al contado se negociaba a alrededor de US$1.247 la onza.

El petróleo subía a máximos en una semana, impulsado por los datos chinos y el extendido cierre de un oleoducto que abastece de crudo canadiense a las refinerías estadounidenses del Medio Oeste.

El petróleo estadounidense para entrega en octubre subía un 1,3%, a US$77,44 por barril.