Expertos de inversión observan que la caída de los precios del petróleo y la recuperación del dólar en el mercado internacional pone a "los bonos venezolanos a las puertas de sufrir una importante corrección técnica".

Analistas de Banctrust, indican en un informe que "existen razones técnicas para pensar que los bonos venezolanos pueden experimentar una corrección cercana al 7%", por lo que recomiendan comprar protección.

Es decir sugieren un instrumento financiero (Credit Default Swap-CDS) que califica como un contrato de seguro que paga un inversionista ante el riesgo de impago de un crédito.

La firma señala que no hay problemas con el riesgo de Venezuela. Sin embargo, identifica en el corto plazo un riesgo de precio derivado principalmente de un shock externo negativo.

Ante este escenario recomiendan "comprar protección sobre la curva de Venezuela y Pdvsa", especialmente el CDS a 5 años, que venía cayendo, como lo señala la gráfica.

Los CDS se dieron a conocer tras la crisis sub prime en Estados Unidos a finales de 2008. Se utiliza para asegurar paquetes crediticios de grandes corporaciones o bonos de las deudas soberanas. Los plazos van de uno a diez años.

En general el monto mínimo de los CDS es de US$10 millones. El comprador de CDS se compromete a pagar una serie de pagos (primas) y el vendedor a cubrir el monto del capital asegurado en caso de que algún país entre en la categoría default (no paga).

"Preferimos Bonos Globales a Bonos de Pdvsa. En un ambiente externo negativo, la volatilidad de los títulos de Pdvsa será mayor.", apunta Banctrust.

Como factores internos que pueden afectar a los bonos identifica una mayor oferta de títulos vía emisiones locales (República y Pdvsa), los procesos judiciales contra Pdvsa ( Exxon-Mobil) y la incertidumbre electoral del año 2012.

Razones Globales:

1 Las razones globales permiten suponer que habrá una corrección del mercado de materias primas, especialmente el crudo. Actualmente cotiza el WTI por debajo de los US$100 luego de estar en niveles de US$114.

La tendencia de fondo parece ser vendedora y es posible que este se mantenga en una banda baja entre US$90-US$95, indica el informe.

2 Corrección de la renta variable global e incremento de la aversión al riesgo. Los grandes "Hedge Funds" o los fondos de inversión de alto riesgo, buscaron productos de alto rendimiento al inicio del año y favorecieron con sus compras a PDVSA, sin embargo, ante una corrección global de mercado (incluidos los emergentes) las posiciones de mayor riesgo son las primeras en salir.

3 Rally en el dólar de corto plazo. La depreciación del dólar ayudó al rally de materias primas. "Sin embargo, creemos que este rally del dólar de corto plazo, podría convertirse en un cambio de tendencia de mediano plazo. Nuestra perspectiva para el cierre del año es un EUR/USD en el entorno de los US$1,35 por euros". Una mayor oferta de títulos vía emisiones locales (Republica y PDVSA) elevan el perfil de riesgo del emisor y castiga los precios en el corto plazo.