Lima. Perú es uno de los 30 países que más ha progresado y transformado su riqueza en bienestar en los últimos cinco años, según la evaluación de Desarrollo Económico Sostenible (SEDA), elaborado por la firma The Boston Consulting Group.

Este estudio mide el bienestar de 156 países a través de distintas áreas clave; entre ellas la estabilidad económica, salud, gobernabilidad y medio ambiente; y resalta los retos que enfrentan los países.

"Perú se encuentra dentro de los 30 países que han mejorado su índice de calidad global, superando a todos los países de Latinoamérica", destacó el documento.

En ese sentido, indicó que Perú superó el progreso reciente de Brasil en términos de empleo y educación, y se encuentra en el tercer lugar del ranking a nivel de mejora en tasa de empleo, y en el puesto 75 a nivel general.

“El informe muestra buenos resultados para Perú en aspectos que brindan una mejora de bienestar en la sociedad", subrayó Joaquín Valle, socio y director gerente de The Boston Consulting Group.

PBI e inversiones. Parte de esta mejora, señaló, se debe al PBI per cápita, así como la inversión y creciente colaboración entre Estado y entidades privadas, y factores como la iniciativa minera, agricultura, infraestructura, entre otros.

En ese sentido, los puntajes de Perú, en cuanto a progreso, están por encima de otros países de América Latina y el Caribe.

Con respecto a ello, el informe indicó que el país obtuvo el puesto 14 en términos de progreso de ingresos, el puesto 42 en progreso estabilidad económica y el puesto 50 en progreso en temas de salud.

Sin embargo, quedan aspectos por mejorar como inversión en los sectores de salud, infraestructura y educación (hay mejora en matemáticas y ciencias), en donde el Perú se ubica por debajo de los países de Latinoamérica, países con actividad minera y países aspiracionales.

Otro punto de mejora implica seguridad y corrupción, en el que Perú está en el puesto 64 de progreso.

Educación y bienestar. De acuerdo a la evaluación, los países de Europa Occidental con altos niveles de bienestar como: Austria, Dinamarca, Finlandia y Alemania, tienen un mejor progreso en empleo y educación que países como Francia, Grecia, Italia, Portugal y España.

Estos últimos países están presentando un nivel de empleo muy pobre y sufren una caída mayor que el resto del mundo en esa área.

China está convirtiendo la riqueza y crecimiento, simultáneamente, en bienestar a una velocidad ligeramente superior a la media. Sin embargo, continúa con baja puntuación en el medio ambiente.

Inclusión financiera. Según SEDA 2016, los países con mayores niveles de inclusión financiera podrían tener un mayor nivel de bienestar.

El informe revela que hay dos factores fundamentales para mejorar la inclusión financiera: una estructura reguladora que establezca medidas de protección, pero que permite la innovación y una sólida infraestructura, incluidas las redes de comunicaciones y sistemas de pago.

Con esos dos elementos en su lugar, la innovación del sector privado florece.

El ritmo de la innovación se refleja en un aumento de la inversión en empresas de tecnología financiera, que pasó de $4 billones en el 2011 a $22 billones en el 2015; lo cual está permitiendo el desarrollo de nuevos modelos de negocio que atraen clientes de nuevos segmentos.