Sao Paulo. Brasil acumuló en 2013 un déficit en sus transacciones con el exterior de US$81.374 millones, el equivalente al 3,66% del producto interior bruto (PIB), informó este viernes el Banco Central.

La diferencia negativa entre los recursos que Brasil envía al exterior y los que recibe alcanzó el año pasado su mayor valor desde que el organismo emisor comenzó a medir el indicador, en 1947.

El resultado supera las previsiones realizadas por la entidad el pasado mes de diciembre, cuando proyectó un déficit US$79.000 millones, equivalente al 3,57% del PIB.

En 2012 Brasil registró un déficit por cuenta corriente récord de US$54.246 millones, un porcentaje que representó el 2,40% del PIB.

El resultado negativo en 2013 estuvo lastrado principalmente por el aumento de la remesa de ganancias y dividendos al exterior y por los crecientes gastos de los turistas nacionales fuera del país.

Los gastos de los turistas brasileños en el exterior alcanzaron el año pasado el récord de US$25.300 millones, frente a los US$22.200 millones del año precedente.

La inversión extranjera directa en 2013 sumó US$64.000 millones, una cifra 1,9% inferior a la registrada en 2012 y que no fue suficiente para financiar el déficit en las transacciones corrientes.

El Banco Central elevó la proyección de déficit para este año a US$78.000 millones (3,53% del PIB).

La última vez que Brasil tuvo un superávit en las transacciones de cuenta corriente fue en 2007, cuando sumó US$1.550 millones.