Río de Janeiro. Brasil acumuló en los cinco primeros meses del año un déficit en sus transacciones con el exterior de US$40.074 millones, el mayor saldo negativo en cuenta corriente ya medido en el período, informó el Banco Central.

La diferencia negativa entre los recursos enviados por el país al exterior y los recibidos desde afuera entre enero y mayo de este año equivale a cerca de la mitad del déficit récord en cuenta corriente medido en todo el año pasado (US$81.374 millones).

Pese a ello, el Banco Central mantuvo su previsión de que el país cerrará el año con un saldo negativo de US$80.000 millones en la balanza de cuenta corriente.

En el déficit acumulado este año contribuyó especialmente el resultado de abril, cuando los recursos enviados al exterior superaron los recibidos en US$6.630 millones, el mayor saldo negativo para este mes ya registrado.

Pese a que el déficit en la balanza comercial acumulado en los primeros cinco meses bajó desde US$5.380 millones en 2013 hasta US$4.850 millones este año, el saldo negativo en la cuenta de servicios subió desde US$18.640 millones entre enero y mayo del año pasado hasta US$19.270 millones en el mismo período de este año.

El saldo negativo en la cuenta de servicios creció impulsada principalmente por los gastos de los brasileños en el exterior, que en mayo llegaron a US$2.221 millones, el mayor valor para ese mes, y en los cinco primeros meses de 2014 alcanzaron US$10.484 millones.

La inversión extranjera directa entre enero y mayo sumó US$25.340 millones, por encima de los US$22.850 millones del mismo período del año pasado pero insuficiente para financiar el déficit de cuenta corriente.

La inversión de los foráneos en proyectos productivos en Brasil en mayo fue de US$6.000 millones, con un crecimiento del 54% frente al mismo mes del año pasado.

El Banco Central prevé que Brasil cerrará este año con US$63.000 millones de inversión extranjera directa, igualmente insuficiente para financiar el saldo negativo en las transacciones con el exterior.